«El mejor anticonceptivo es la información»

El jefe de Edición de 'La Verdad', Víctor Rodríguez, la psicóloga Rosa Limiñana y las ginecólogas Magdalena Molina y Solanye Navas, en el Centro Cultural Las Claras de Murcia. / j. c. caval / efq
El jefe de Edición de 'La Verdad', Víctor Rodríguez, la psicóloga Rosa Limiñana y las ginecólogas Magdalena Molina y Solanye Navas, en el Centro Cultural Las Claras de Murcia. / j. c. caval / efq

Tres expertas coinciden en asesorar a los adolescentes a la hora de mantener relaciones sexuales

BENITO MAESTRE MURCIA

La adolescencia es una etapa determinante en el desarrollo de la identidad de cada persona. Durante ese periodo, de los 10 a los 19 años, aparecen los cambios biológicos -«a ellos les cambia la voz y a ellas les crecen las mamas, por ejemplo»-, empiezan a tomar sus propias decisiones y aumentan las experiencias sexuales. En este asunto, los padres deben desempeñar una actitud proactiva e informarles acerca de los pros y contras que rodean a la sexualidad. Sin embargo, «la mayoría tiene miedo a hablar del tema porque consideran que aún son pequeños o que pueden incitarles a comenzar las relaciones sexuales», razonó Solanye Navas Domínguez, especialista en Obstetricia y Ginecología del Hospital Quirónsalud Murcia, en la última jornada del ciclo 'Cuida tu salud', que organizó ayer 'La Verdad', con el patrocinio de Hospital Quirónsalud Murcia y la colaboración de la Consejería de Salud.

La experta recomendó a los padres desprenderse de sus propios pudores y buscar las herramientas necesarias para establecer una educación sexual sin cortapisas; de este modo, los hijos actúan en función de sus conocimientos y evitando que puedan ser influenciados. Por ello, señaló que esa comunicación paternofilial debe iniciarse en edades tempranas, concretamente «antes de la primera relación sexual» y «sin utilizar palabras que sean castigadoras». Al hilo, Navas indicó que la edad media de la pérdida de la virginidad está en los 16,3 años entre los chicos y se eleva hasta los 16,5 entre las chicas.

Advierten a los padres de los riesgos que asumen sus hijos si no les enseñan las precauciones necesarias cuando decidan practicar sexo

Sobre los métodos anticonceptivos, la ginecóloga afirmó que la información es el mejor método, así los adolescentes pueden elegir cuál se ajusta más a sus necesidades. Porque los distintos métodos de control (barrera, hormonales e intrauterinos) se seleccionan en función de criterios como la edad, el grado de maduración, la actividad sexual, la aceptabilidad, el impacto económico, etc. Además, criticó la doble moral de los padres: «Parece que les asusta más un embarazo no deseado que una enfermedad de transmisión sexual».

«La comunicación paternofilial es mala en general, no solo cuando se trata de la sexualidad»

Por su parte, la ginecóloga y jefa de estudios de la Unidad Docente Multiprofesional de Obstetricia y Ginecología de la Región de Murcia, Magdalena Molina Oller, puso el acento en la violencia de género. «Ser mujer es un factor de riesgo», sentenció, al tiempo que justificó su defensa con varios titulares: «La preocupación por la violencia machista se sitúa en el 4,6% de los españoles, según el CIS», «una de cada cinco mujeres denuncia los malos tratos» y «el 20,9% de las mujeres maltratadas retiran la denuncia».

Durante su intervención expuso la teoría del ciclo de la violencia, de la investigadora Leonore Walker, que consta de tres fases: tensión, agresión y conciliación. «El paso de una a otra cada vez es más corto y más intenso. Los expertos dicen que es como una escalera: las mujeres empiezan a subir y les resulta difícil bajar», comparó. También quiso romper una lanza contra la idealización del amor romántico, ya que la experta consideró que se trata de una manera de controlar a la pareja.

Asimismo, abogó por una educación afectivo-sexual que trabaje la igualdad, la sexualidad y la anticoncepción, porque «los hombres no son así desde el principio, sino que aprenden a través de un proceso de socialización», añadió. Y propuso educar desde las bases: «Igual que les enseñamos a cruzar la calle cuando no vienen coches, con este tema debemos hacer lo mismo».

Programa pionero

De hecho, la Consejería de Salud ha puesto en marcha el proyecto 'Edusex', que llegará a partir de octubre a los institutos de Educación Secundaria que lo soliciten, para fomentar hábitos y conductas sexuales saludables entre los jóvenes de 12 y 16 años, evitar embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual. El programa lo impartirán 85 profesionales de Atención Primaria.

«Ni la sexualidad es un asunto de hombres ni la reproducción de mujeres», zanjó la doctora en Psicología y responsable de la Unidad de Salud Reproductiva del Instituto de Reproducción Asistida Quirónsalud Dexeus Murcia, Rosa Limiñana Gras, e insistió: «Tiene que haber un enfoque integrador».

Además, la especialista habló del varapalo que sufren las mujeres cuando descubren que sufren problemas de fertilidad. «Esta noticia impacta en las creencias de control -las expectativas positivas que los individuos creen que les sucederán-, las cuales empiezan a formarse en la adolescencia, y deja a las personas en una situación de vulnerabilidad psicológica que afecta la autoestima, autoconcepto y autoeficacia», explicó.

En ocasiones, las mujeres tienden a culparse por haber perdido esa creencia de control y desean volver atrás en el tiempo para cambiar ciertas conductas que han sido responsables de esta situación. «La culpa es una emoción y debemos expresarla», invitó.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos