Medio AVE de consolación

La frontera ferroviaria sigue en Albacete. /M.B.
La frontera ferroviaria sigue en Albacete. / M.B.

José Borrell intentó hace 27 años aplacar las protestas en la Región con un tren especial que en realidad resultó ser prehistórico

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

Con 27 años de diferencia, en tiempos de Carlos Collado, el entonces ministro de Obras Públicas José Borrell trató de apaciguar las protestas en la Región de Murcia por el lamentable estado ferroviario que sufría poniendo en servicio el llamado tren regional exprés. No era otra cosa que un automotor remozado para ir más rápido a Madrid. Ese tren de consolación aparcó en la estación de Atocha junto a los flamantes AVE de la Línea Madrid-Sevilla, con un resultado tan lamentable que pronto quedó fuera de circulación debido a la imagen que proyectaba de la Región de Murcia y a su poca utilidad.

Ayer se estrenó el Alvia, un tren de lo más versátil que hay en el mundo, según Renfe, para compensar el aplazamiento del AVE en la Región de Murcia mientras se construye el soterramiento. En realidad hay más diferencias que similitudes con aquel tren de la época de Collado, ya que la técnica avanza que es una barbaridad. Hay opiniones de todos los colores, pero lo cierto es que la frontera ferroviaria sigue en Albacete. Se llega en un santiamén a Madrid, mientras que el trazado hasta Cartagena sigue siendo una tortura. La polémica sigue viva, máxime cuando se trata del eje formado por las áreas de Murcia y Cartagena, que suman más de 900.000 habitantes, una zona mucho más poblada y dinámica que otras de España que tienen más y mejores servicios ferroviarios. El propio ministro de Fomento, José Luis Ábalos, declaró a 'La Verdad' que esta medida alternativa no es todo lo que la Región de Murcia se merece. De ahí que el delegado del Gobierno quiera mejorar a toda prisa este servicio con más trenes híbridos aprovechando la mayor receptividad del Ministerio, de Adif y de Renfe. Ya ha pedido un segundo tren híbrido. Además, puso en cuestión que el futuro AVE por Monforte vaya a ser una maravilla de 2.40 horas de viaje a Madrid, ya que la mitad de trenes tendrá probablemente parada en Alicante, aseguró, lo cual alargará el tiempo de viaje. Cada parada de un tren de alta velocidad consume un tiempo de entre 6 y 7 minutos.

Conesa anunció asímismo que no se va a desmantelar la antigua vía entre Cieza y Calasparra una vez que se abra la variante de Camarillas. Pretende conservar este ramal para darle alguna utilidad y servicio a Calasparra. A esto se suma que vecinos de Hellín y Cieza piden paradas del Alvia en sus poblaciones, lo cual haría casi imposible la meta de las tres horas. Precisamente, más de un centenar de vecinos se concentraron por la tarde en las estaciones de estos dos municipios, gritando «¡para, tío!» al paso del Alvia, que lo hizo a 95 kilómetros por hora.

Vecinos de Hellín y Cieza se concentraron en sus respectivas estaciones de tren para reclamar que el Alvia haga paradas allí

El Gobierno regional estuvo totalmente ausente y volvió a mostrar su rechazo al tren híbrido estrenado ayer, con el que no aprecia ningún avance en comparación con el AVE prometido. El alcalde de Murcia, José Ballesta, se excusó ante el delegado del Gobierno el día interior indicando que tenía la agenda municipal comprometida, según explicó Conesa. A la estación asistió el futuro candidato del PSOE para el Ayuntamiento de Murcia, José Manuel Serrano.

«Una maravilla»

Paco, carnicero del Mercado de Verónicas de Murcia, subió al tren junto a otros cuatro miembros de la Plataforma Pro Soterramiento para celebrar el estreno del Alvia, hecho que calificó de «maravilla» , a la vez que reclamó la rápida apertura de la variante de Camarillas y agilidad para terminar el soterramiento. Otro centenar de miembros de la plataforma celebró la llegada del Alvia a Murcia al grito de «¡sí, se puede!». Los cálculos del Ministerio de Fomento prevén que las obras para entrar en la estación acaben aproximadamente en la primavera de 2020 y que después se inicien las pruebas. El Gobierno regional considera este calendario demasiado optimista.

El gerente de Tráfico y Operaciones de Renfe, José Espada, explicó desde el centro de control de Atocha la atención especial que le dieron al primer Alvia de la Región. En el mismo panel de control apareció momentos después el aviso de la avería de un tren Altaria que hacía la ruta entre Madrid y Cartagena, y que dejó tirados a 180 viajeros en Calasparra. Fue el contrapunto de la agitada jornada ferroviaria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos