La protesta de los titulares de amarres contra Tomás Maestre reúne 55 barcos

Los titulares de amarres en el puerto Tomás Maestre, este domingo, durante la primera protesta náutica celebrada en la costa./P. Sánchez / AGM
Los titulares de amarres en el puerto Tomás Maestre, este domingo, durante la primera protesta náutica celebrada en la costa. / P. Sánchez / AGM

La manifestación náutica en el Mar Menor fue un aviso a Fomento para que no revalide la concesión a Puerto Menor

Alexia Salas
ALEXIA SALAS

Aviso a navegantes, a Tomás Maestre y, sobre todo, a la Consejería de Fomento. Los titulares de los amarres del puerto de Tomás Maestre, el mayor de España, con 1.713 puntos de atraque, lanzaron ayer un mensaje de fuerza al reunir a más de 200 personas en las 55 embarcaciones que participaron en la primera protesta náutica que se organiza en la costa española. Querían mostrar a la Consejería de Fomento y a la Dirección General de Costas y Puertos su determinación a plantar batalla para que «no se conceda a Puerto Menor SA la ampliación de la concesión administrativa para el periodo 2023-2043», como tiene solicitada la empresa de Tomás Maestre. Así concluyó el manifiesto de la protesta el presidente de la asociación Asopuerto, Antonio Soriano, que reúne a casi un millar de titulares de amarres, a los que se han unido también los arrendatarios de los locales de restauración y servicios de la dársena. A estos ha llegado también la reclamación económica con remite de Puerto Menor.

Antes de iniciar la travesía reivindicativa, Soriano dejó claro «nuestra total negativa a pagar a Puerto Menor cantidad adicional alguna a la que ya le abonamos». No piensan pagar las cantidades -diferentes para cada usuario, según el tamaño del atraque- que les pide en concepto de «actualización del contrato» por los próximos cinco años, lo que supone para ellos una pretensión «abusiva e infundada». Para Maestre, los titulares deben pagar para poder seguir disfrutando de los amarres hasta abril del año 2023, ya que el último cambio legislativo le repuso el plazo originario de la concesión a 50 años, después de que una ley anterior lo restringiera a 30. Por eso, la empresa solo reclama a los que compraron el amarre después de 1989 el importe por los cinco años que van desde el pasado 28 de julio hasta abril de 2023. Maestre confirmó a 'La Verdad' que demandará a los titulares que en septiembre no hayan abonado las cantidades solicitadas por carta. «Que una sentencia establezca quién tiene razón, si la concesionaria -Puerto Menor- o los usufructuarios de esos atraques», precisó el abogado.

En medio del pulso con Maestre, Soriano pidió ayer a la Comunidad Autónoma «que se nos reconozcan nuestros legítimos derechos derivados de las cesiones de derechos y obligaciones de la concesión administrativa e inscritos en el Registro de la Propiedad de San Javier», ya que Puerto Menor vendió a pequeños propietarios los derechos sobre el 89% de los atraques.

Los pagos en disputa han sido el detonante de esta batalla, que va camino de finiquitar el último icono en la Región del poder de los Maestre

Los pagos en disputa han sido el detonante de esta batalla, que va camino de finiquitar el último icono en la Región del poder de los Maestre, que en realidad tuvo su origen en el imperio del empresario minero Miguel Zapata Sáez, 'el Tío Lobo'.

Protesta sin precedentes

Hace menos de un mes que Asopuerto le arrebató a Maestre el control del puerto en una asamblea de socios que, casi por unanimidad, entregó la directiva del puerto, hasta ahora en manos de Puerto Menor, a manos de los titulares que ayer llevaron a cabo la protesta.

Sin precedentes de una manifestación marinera, Asopuerto, que reúne a casi un millar de titulares de amarres, demostró su unión con una hilera de barcos que culminó un recorrido desde el puerto de La Manga hacia Lo Pagán, Santiago de la Ribera y Los Alcázares, a través de un canal previsto cercano a la costa norte del Mar Menor. Contaban con la autorización de la Delegación del Gobierno y de Capitanía Marítima, que habilitó un canal de radio para mantener comunicados y en alerta a los participantes, entre los que se encontraba también alguna moto de agua. Las familias aprovecharon la protesta, a pesar de que comenzó con una breve lluvia, para disfrutar de una jornada de navegación por el Mar Menor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos