Medio Ambiente activa la prohibición de hacer fuego en entornos forestales de la Región

UUn helicóptero trata de extinguir un incendio en Cieza, en una fotografía de archivo./Edu Botella / AGM
UUn helicóptero trata de extinguir un incendio en Cieza, en una fotografía de archivo. / Edu Botella / AGM

El dispositivo del Plan Infomur implica el precintado de las barbacoas y la suspensión de las autorizaciones para quemas agrícolas

EFE / EPMurcia

Este sábado se inicia el periodo considerado como de mayor riesgo de incendio forestal, que este año se fijó en concreto entre los días 1 de junio y 30 de septiembre, según el Plan Infomur. Para evitar el riesgo de incendios forestales durante estos tres meses, la Dirección General de Medio Natural pone en marcha medidas preventivas que pasan por la prohibición de hacer uso del fuego a menos de 400 metros de los terrenos forestales.

Esta restricción se traduce en la prohibición del uso del fuego con combustibles vegetales o gaseosos en las áreas recreativas de los espacios naturales, lo que implicará el precinto de las barbacoas; y en la suspensión de las autorizaciones para quemas agrícolas, así como en la prohibición del lanzamiento de fuegos artificiales en zonas forestales o a menos de 400 metros de distancia de éstas.

En el caso de las quemas, no obstante, se podrán autorizar de manera extraordinaria y bajo medidas extraordinarias de prevención en caso de que exista un riesgo fitosanitario, para prevenir y paliar los posibles daños causados por plagas y enfermedades, principalmente sobre los restos de frutales de hueso, almendro y hortícolas.

La directora general de Medio Natural, Consuelo Rosauro, explicó que el objetivo de estas medidas, junto con los trabajos preventivos que realizan durante todo el año los agentes y brigadas medioambientales, «es minimizar el riesgo de incendio y preservar y conservar nuestros bosques, que actúan tanto como refugio de la extraordinaria biodiversidad regional como de barrera frente al cambio climático», subrayó Rosauro.

Durante el pasado año, cuando se adelantaron las restricciones al 15 de mayo debido a que la situación de sequía era más acuciante, este periodo de mayor riesgo se cerró con la cifra de 43 incendios forestales. Un total de 39 de estos 42 incendios se consideran conatos al afectar a una superficie inferior a una hectárea, mientras que los cuatro restantes superaron la hectárea de superficie afectada, una de las cifras más bajas de las dos últimas décadas en la Región de Murcia.

Dispositivo del Plan Infomur

El Plan Infomur cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de Murcia en las labores de intervención con el Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento (SEIS), y en las labores de vigilancia móvil terrestre con los Voluntarios de Protección Civil del Ayuntamiento de Murcia y Policía Local.

La Patrulla Ecológica de la Policía Local, compuesta por un cabo y 8 agentes, también intensifica este verano su vigilancia habitual en los 43 parques forestales y fincas municipales susceptibles de sufrir incendios por la existencia de importantes masas arbóreas.

El dispositivo cuenta también con la participación de 18 agentes cada día de la Unidad de Descentralización, apoyando a las anteriores, especialmente en horario nocturno. El servicio se realizará mediante un patrullaje intensivo con los vehículos especiales (todoterreno y motocicletas), con los que es posible desplazarse con seguridad por zonas de difícil acceso, muchas veces situadas fuera de los caminos y pistas forestales.

En cuanto a Protección Civil, el servicio se realizará con dos puestos móviles compuesto por una pareja de voluntarios por cada uno de ellos (cuatro voluntarios por día), con horario flexible y variable entre las 12.00 y las 20 horas.

Las funciones que desarrollarán son descubrir focos o indicios de posibles incendios; vigilar las distintas zonas, localizar geográficamente los focos detectados, señalizar el acceso al área del incendio y comunicar rápidamente y eficazmente la información al CECARM

La Patrulla Ecológica de Policía Local realizó en el 2018 un total de 1.484 vigilancias en parques forestales lo que supone 19.630 kilómetros de vigilancia en todoterreno y 1.285 kilómetros de vigilancia en motocicletas.