Miras y Campillo ganarán al año 5.500 euros más que la exalcaldesa del PP

El regidor y el concejal de Urbanismo percibirán cada uno 52.000 euros brutos anuales

Juan Ruiz Palacios
JUAN RUIZ PALACIOS

El Pleno del Ayuntamiento de Mazarrón dio luz verde ayer a los sueldos de la Corporación. El alcalde, Gaspar Miras, y el concejal de Hacienda, Urbanismo e Infraestructuras, Cultura y Patrimonio Histórico, Ginés Campillo, percibirán cada uno al año 52.000 euros anuales brutos, distribuidos en catorce pagas. Ambos dirigentes aumentan en 5.500 euros el sueldo en comparación con al exregidora popular Alicia Jiménez, que percibió en la anterior legislatura 46.500 euros anuales.

El gobierno local libera con dedicación exclusiva, además de a Miras y Campillo, a los concejales Plácida Gómez (Personal, Industria, Medio Ambiente, Patrimonio Municipal, Empleo, Formación y Desarrollo Local), Miguel Ángel Peña (Política Social, Igualdad, Festejos y Nuevas Tecnologías), Raquel Raja (Turismo, Servicios del Litoral, Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural), José María Moreno (Participación Ciudadana, Pedanías y Puerto) y Silvia García (Bienestar Animal, Consumo, Juventud y Comercio). Estos cobrarán 30.000 euros anuales brutos, divididos en catorce pagas.

En cuanto a los puestos con dedicación parcial se encuentran los concejales Concepción Aparicio (Parques y Jardines, Educación, Archivo y Bibliotecas) y Francisco José García (Sanidad, Protección Civil, Emergencias y Deportes). Ambos recibirán 16.000 euros al año.

Reproches en el Pleno

La sesión estuvo cargada de reproches, sobre todo cuando se aprobaron los sueldos del alcalde y los concejales. La exregidora Alicia Jiménez (PP) criticó que «tanto Miras como Campillo se suben los sueldos 5.500 euros más al año. Es un disparate».

El alcalde aseguró que «la subida a la que se refiere la oposición, con una buen gestión, no supone un coste, sino una dignificación de nuestras retribuciones». Y el edil Campillo defendió que «gano lo mismo que en mi trabajo. Así lo dije en mi primera campaña, hace ocho años, y lo he mantenido en esta última. Uno puede tener vocación política, pero no venir a perder poder adquisitivo».