Dictan el sobreseimiento para el exalcalde Campillo y el edil Valera por la piscina de Mazarrón

Ginés Campillo y Andrés Valera./LV
Ginés Campillo y Andrés Valera. / LV

La juez acuerda el archivo de las diligencias por presunta prevaricación administrativa

Juan Ruiz Palacios
JUAN RUIZ PALACIOS

La titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Totana, María Encarnación Bayona, ha acordado el sobreseimiento provisional y el archivo de las actuaciones para el exalcalde Ginés Campillo y el concejal Andrés Valera, ambos de la formación política Unión Independiente de Mazarrón (UIDM), por su presunta prevaricación administrativa en el caso de la piscina del polideportivo Jesús Cánovas Valenzuela.

«Estamos ante una serie de consideraciones que impiden la apertura, no ante un fraude de ley»

El su auto, la juez sostiene que «el Ministerio Fiscal interesó el sobreseimiento provisional» de la causa en un escrito presentado el pasado 11 de febrero. Explica, asimismo, que «en la denuncia presentada por la Fiscalía se recoge a su vez la denuncia interpuesta por un grupo político -el PP-, en la que se ponen de manifiesto una serie de presuntas irregularidades en el proceso de contratación de la obra de cubrimiento y climatización de la citada piscina». En concreto, «se dice que se realizó un contrato de certificado de obra cuando era en realidad un contrato de suministro o mixto, alegando para ello que la cubierta de la piscina era prefabricada».

Cabe recurso de apelación

De las diligencias realizadas «se desprende que no estamos en presencia de un fraude de ley, sino que se trata de consideraciones de carácter técnico que son las que impiden la apertura de la piscina, ya que lo que se discute es si la obra requería memoria o proyecto y posterior supervisión, sin que ninguna de estas consideraciones apunte a la existencia de actividad delictiva, concretamente de un delito de prevaricación administrativa. Y lo mismo cabe decir para el caso de las facturas fuera del proyecto, que sumadas al coste de la obra no excederían del umbral que la ley marca para este procedimiento de adjudicación», sostiene la juez. «Por todo lo anteriormente expuesto, se procede a acordar el sobreseimiento provisional y el archivo de las actuaciones», finaliza el escrito de la juez, que hace saber a las partes que cabe recurso de reforma y subsidiario de apelación.