Liberan a una tortuga boba rescatada entre plásticos y basura en Mazarrón

La tortuga, en el momento de volver al mar, en el paraje Cuatro Calas de Águilas./CARM
La tortuga, en el momento de volver al mar, en el paraje Cuatro Calas de Águilas. / CARM

El ejemplar, devuelto al mar en Águilas, presentaba lesiones en una aleta, el pico y perdió la visión de su ojo izquierdo

LA VERDADMurcia

Hace dos semanas, una tortuga boba apareció en Mazarrón con signos de estrangulamiento, entre otras lesiones. El animal estaba flotando en el mar, enredado en una estructura flotante compuesta por cuerdas y botellas de plástico. Un piragüista y efectivos de la Cruz Roja del Mar la rescataron y este lunes, gracias al tratemiento de los especialistas del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre El Valle, la tortuga fue devuelta a su medio natural en el paraje protegido Cuatro Calas de Águilas.

Se trata de una hembra adulta de cerca de 60 kilos de peso. Cuando ingresó en el centro de tratamiento, presentaba signos de estrangulamiento leves en la base de la aleta delantera derecha, así como una pequeña lesión en ese mismo lado de su pico. Este ejemplar de tortuga boba, especie que está catalogada como vulnerable, había perdido además la visión de su ojo izquierdo.

En lo que va de año ingresaron en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre un total de cinco tortugas vivas. Una de ellas fue liberada el pasado mes de febrero en Bolnuevo, otra no pudo ser recuperada y las dos restantes siguen ingresadas para recibir tratamiento. La causa de esos tres últimos ejemplares también fue el enmallamiento con plásticos y basuras flotantes a la deriva, mientras que las otras dos llegaron como consecuencia de traumatismos y heridas producidas posiblemente por colisiones con embarcaciones.

El consejero de Empleo, Universidades, Empresa y Medio Ambiente en funciones, Javier Celdrán, que asistió este lunes a la liberación de este ejemplar, destacó que la eliminación de los plásticos y otros residuos de los mares y océanos «es uno de los retos ambientales a los que se enfrentan la sociedad en la actualidad«. »Se trata de un problema global sobre el que hay que actuar de manera local«, considera Celdrán. Por ello, desde el Gobierno regional pretenden »implicar tanto a los fabricantes y consumidores como a colectivos profesionales, centros tecnológicos y otros centros y organismos de investigación y que tiene como objetivo convertir a la Región en un espacio libre de plásticos».

En el caso del ejemplar liberado hoy, el tratamiento recibido en el CRFS consiguió que recupere completamente la movilidad y que sea capaz de alimentarse por sí misma, por estaba en condiciones de ser devuelta a su medio natural. Como se trataba de un ejemplar adulto, y la época actual es de cría de la especie, se le realizó una ecografía en colaboración con la Fundación Oceanográfic para descartar la presencia de huevos.

Campaña de educación y sensibilización ambiental

La Consejería de Empleo, Universidades, Empresa y Medio Ambiente pone en marcha todos los veranos, durante la época de cría de esta especie y en colaboración con diversos colectivos y asociaciones, una campaña de educación y sensibilización ambiental. Su objetivo es concienciar a bañistas, turistas o visitantes de los espacios naturales sobre la vulnerabilidad de las tortugas marinas.

A través de batidas por las playas, charlas, talleres, folletos, carteles o de otros medios como las redes sociales, esta Red de Voluntariado de Tortugas Marinas informa sobre cómo actuar en caso de observar un intento de anidamiento. En concreto, inciden en que lo más importante es no molestar a los animales y avisar al 112.