Cultura ve «improcedente» la demolición del antiguo cuartel de carabineros

Fachada principal del antiguo cuartel del Puerto. / P. r. suárez
Fachada principal del antiguo cuartel del Puerto. / P. r. suárez

Aboga por realizar «una valoración arquitectónica y patrimonial» del edificio, donde la Guardia Civil quiere levantar unas nuevas instalaciones

Miguel Rubio
MIGUEL RUBIO

La Consejería de Cultura empieza a arrojar luz acerca del futuro que le aguarda al centenario cuartel de carabineros de Puerto de Mazarrón, ya en desuso por parte de la Guardia Civil debido a su deficiente estado de conservación. A petición del Ayuntamiento, el Servicio de Patrimonio Histórico concluye en una resolución, a la que ha tenido acceso 'La Verdad', que «resulta improcedente» la demolición «total» del inmueble, que data de 1912, situado en un enclave privilegiado, frente al puerto pesquero y al paseo marítimo. El jefe de dicho departamento argumenta que está prevista la protección de dicho edificio dentro del nuevo plan urbano municipal, eso sí, aún pendiente de aprobación. Y recuerda que la propuesta formulada en su día establecía que no debían alterarse «su estructura, fachada y cubierta». Defiende, por tanto, que «sería conveniente realizar una valoración arquitectónica y patrimonial en la que se identifiquen aquellos valores significativos para su conservación».

La resolución de Patrimonio Histórico supone un aviso de cara a los planes que baraja el Ministerio del Interior para levantar un nuevo cuartel de la Guardia Civil en ese emplazamiento, con el fin de dar servicio a la comarca de la Bahía de Mazarrón. Es más, el informe remarca que la parcela se encuentra en el entorno de la factoría romana de salazones, una zona declarada Bien de Interés Cultural (BIC). Así que advierte de que «cualquier actuación que afecte al subsuelo del actual inmueble debe realizarse con metodología arqueológica» y de que en caso de constatarse la presencia de estructuras relacionadas con ese yacimiento deberían conservarse, «en principio, de forma visible y visitable». El informe parece no querer dejar cabos sueltos y en otro apartado señala que en caso de que finalmente se aborde un proyecto de nueva construcción será necesaria una excavación arqueológica, previa autorización de la Dirección General de Bienes Culturales.

Los condicionantes recogidos en este documento van en la línea que defiende el equipo de gobierno local, a favor de dar prioridad «a la conservación de aquellos edificios de interés», según un portavoz municipal. Desde el ejecutivo que dirige la alcaldesa Alicia Jiménez se aboga, al menos, por el mantenimiento de la fachada del cuartel. Las consideraciones incluidas en el informe podrían afectar de lleno al proyecto que lleva tiempo madurando el Ministerio para unas nuevas instalaciones. No obstante, parece existir sintonía y las negociaciones siguen su cauce. El Ayuntamiento ha ofrecido otras opciones con terrenos para el futuro cuartel. Y desde la Consejería se ha promovido una visita a las instalaciones, con técnicos del Consistorio y del Instituto Armado, a fin de encajar en el proyecto aquellos elementos de relevancia.

El antiguo cuartel de carabineros, un cuerpo que en su día vigiló la frontera marítima, albergó posteriormente la comandancia de la Guardia Civil. Las dependencias estuvieron en funcionamiento hasta 2005.