«Me iba o me mataban; no había más alternativa»

La Región acoge a más de mil personas refugiadas que huyen de la guerra, la violencia o la persecución