La Mancha reclama ahora 106 millones más por los trasvases

Los regantes no le dan credibilidad a la cifra porque está basada en cálculos irreales

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

El Gobierno de Castilla-La Mancha estimó ayer que la deuda con esta comunidad autónoma por el aprovechamiento del Acueducto Tajo-Segura asciende a 106 millones de euros desde que en el año 1986 el Gobierno central acordó compensar a las autonomías por los caudales cedidos a la cuenca del Segura. Así lo puso de manifiesto el director de la Agencia del Agua de Castilla-La Mancha, Antonio Luengo, durante su comparecencia en la Comisión de Medio Ambiente y Agua de las Cortes regionales para informar sobre la deuda histórica con la Comunidad Autónoma en materia de agua.

Si bien añadió que a los regantes -fundamentalmente al Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo Segura (Scrats)- se le aplican las tarifas en función a los volúmenes realmente consumidos, consideró que Castilla-La Mancha «está perdiendo». Añadió que las tarifas se están aplicando mal. Asimismo, resaltó que las obras del Acueducto Tajo-Segura se están amortizando «mucho más lentamente de lo que deberían».

El presidente del Scrats, Lucas Jiménez, dijo desconocer de dónde salen esas cifras, que atribuyó a «una mente electoral, y no técnica». Comentó que tal vez se ha tomado en consideración el caudal máximo asignado de 600 hectómetros anuales, en lugar de utilizar lo realmente trasvasado. Recordó que la ley dice que la tarifa «está sujeta a la disponibilidad de agua». Asimismo, cree que la Agencia del Agua de Castilla-La Mancha olvida que no existe plazo de amortización del acueducto precisamente porque no está asegurado el recurso. Los regantes y la población del Segura han abonado hasta ahora más de 190 millones de compensación a Castilla-La Mancha.

 

Fotos

Vídeos