El malestar se multiplica entre empresarios y sindicatos por la nueva convocatoria electoral

El diputado murciano Teodoro García Egea (PP), en su intervención, ayer, en la sesión de control al Gobierno tras convocar elecciones. / EP
El diputado murciano Teodoro García Egea (PP), en su intervención, ayer, en la sesión de control al Gobierno tras convocar elecciones. / EP

Las críticas se extienden a todos los partidos por enquistar un bloqueo que afecta de lleno a 250.000 pensionistas, 60.000 funcionarios y 33.000 parados en la Región

Zenón Guillén
ZENÓN GUILLÉN

Los líderes empresariales y sindicales de la Región coinciden en su decepción y en sus críticas ante el panorama político que ha abocado al país a unas nuevas elecciones generales, lo que prologa la interinidad del Gobierno y agrava las incertidumbres económicas . Una situación de bloqueo que obliga a seguir prorrogando presupuestos y que mantiene en el aire una revalorización de las pensiones que afecta a 250.000 murcianos, así como al incremento salarial de más de 60.000 empleados públicos y la actualización de las prestaciones por desempleo de 33.000 parados con derecho a su cobro.

El presidente de la Confederación Regional de Organizaciones Empresariales de Murcia (Croem), José María Albarracín, reconoció ayer a 'La Verdad' que «este país no merece seguir bloqueado, prácticamente, y en la situación que se encuentra desde hace ya unos meses; muy al contrario, merece un gobierno estable, fuerte y que dé certidumbre». De ahí que hizo hincapié en que «la petición de todos los empresarios de España, tal como se reflejó precisamente en la propia Comisión Ejecutiva de la CEOE -celebrada ayer-, es que tengan altura de miras y alcancen la responsabilidad que se les encomienda para que, de una vez por todas, la manifiesten y la pongan en práctica». De modo que, «si se deposita de nuevo la confianza en ellos, es para urgirles a no volver a cometer los mismos errores que en las últimas ocasiones y que sigan poniendo el país patas arriba, que no se lo merece».

Líderes «sustituibles»

Albarracín añadió que, «cuando en una empresa los CEO, directores generales, no funcionan, se les tiene que reemplazar; por lo que, en este caso, parece que son sustituibles los actores principales para que se pueda formar un gobierno fuerte, lo antes posible, que esté apoyado por todos los partidos; de ahí que apelo a esa responsabilidad a la que hacía referencia para que, si se ven incapaces de ejercer sus facultades, dejen la puerta abierta a otros que puedan hacerlo de una mejor manera». «Porque es inconcebible que España vuelva a estar otros tantos meses paralizado con las que nos caen encima con el juicio del 'procès', el 'Brexit' y la guerra comercial EE UU-China», concluyó.

La Comunidad alerta de los 234 millones pendientes de 2017 que este año debía transferir el Gobierno

Por su parte, el presidente de la Cámara de Comercio de Murcia, Miguel López Abad, se pregunta: «¿Qué tiene que pasar en España para darnos cuenta de que nuestro sistema electoral no es el adecuado?». Y apunta al daño que conlleva un «desgobierno» que debe obligar a todos los partidos «a pensar la necesidad de un nuevo modelo, tras una Transición que ha cumplido 40 años y que nos ha conducido a una democracia más que madura». Por ello, insta a «avanzar» con un sistema de representación «más ágil» que responda a las necesidades de los ciudadanos.

Y es que «ante una situación complicada como en la que se encuentran ahora la Región, con los daños de inundaciones, se requiere un Gobierno que responda con medidas rápidas; y, de igual forma, ante la coyuntura económica general que muestra ya ciertas complicaciones e incertidumbres, dentro de una realidad de infrafinanciación autonómica que afecta».

En este sentido, el consejero de Presidencia y Hacienda, Javier Celdrán, señaló a este periódico el «perjuicio directo» que conlleva para el territorio murciano la actual parálisis política, con un Ejecutivo central en funciones, sin presupuesto y con un poder limitado para cumplir sus compromisos. Ahí se incluyen ejemplos como la no convocatoria del Consejo de Política Fiscal, tan reclamado por el Gobierno regional para poder acelerar la modificación del sistema de financiación autonómica. De hecho, «no sabemos nada de los 234 millones de euros pendientes que el Estado tiene que dar a la Región este año de la cuenta de 2017», resaltó.

Los sindicatos también elevan con fuerza sus quejas a los partidos nacionales por su incapacidad para alcanzar consensos y se muestran particularmente críticos con la falta de acuerdo en la izquierda.

El secretario general de CC OO en la Región, Santiago Navarro, subraya que «no es de recibo lo ocurrido», aunque extiende la culpabilidad «a todas las formaciones, ya sean de izquierdas o de derechas, por no haber sido más responsables». Así, habla de «tristeza» y «desaliento» por la imposibilidad de integrar un gobierno «tras la mayoría social que salió de las urnas». Mientras, el secretario regional de UGT,Antonio Jiménez, reconoce que «se ha perdido una gran oportunidad para que un gobierno de progreso solucione los problemas que arrastran las personas desde hace tiempo». Y es que «el electorado mandó un mensaje que los parlamentarios no han sido capaces de atender».

Desde el sector cooperativista, el presidente de Ucomur, Juan Antonio Pedreño, indicó que «es el fracaso de los actuales líderes políticos, que han mirado por sus intereses personales y partidistas». De hecho, «se han cumplido los peores presagios tras la reunión a la que asistí con el presidente Pedro Sánchez el día 8 de agosto». No obstante, cree que lo ocurrido va a ser positivo para que la gente vote «por una mayor estabilidad».

El presidente de Fremm, Alfonso Hernández Zapata, dijo que «algunos políticos nacionales no entienden lo que es la realidad del país», mientras que en relación al nuevo Ejecutivo que pueda salir del 10-N, «pedimos al futuro Gobierno que tenga miras de estado y de país, así como sensibilidad económica y capacidad para gestionar las nuevas incertidumbres que nos afectan, como son el 'Brexit' o la situación política en Cataluña».

La Cámara refrenda otro retroceso del índice de confianza

La confianza de los empresarios murcianos en la evolución de la economía durante el tercer trimestre del año sufre un retroceso, influida por el contexto de incertidumbre provocado por la inestabilidad del marco político. Así se constata en el Indicador de Confianza Empresarial (ICE) que elabora trimestralmente la Cámara de Comercio de Murcia, que sitúa su saldo en el 7,5 desde el 8,2» del trimestre previo, ya que los empresarios señalan que la falta de un marco político estable hace que se aplacen las iniciativas de inversión empresarial y la creación de empleo.

Más