Las viviendas prefabricadas de San Fernando serán centros de salud en el Sáhara

I. R.LORCA.

Las viviendas prefabricadas que han sido utilizadas durante ocho años para alojar a los damnificados por los terremotos del barrio de San Fernando podrán servir ahora como centros médicos de referencia en los campamentos de refugiados del Sáhara Occidental. Lo anunció ayer la concejal de ONG, María Dolores Chumillas, durante la recepción a los cuatro niños procedentes de los campamentos de refugiados de Tinduf en Argelia, que pasarán sus vacaciones con familias de acogida en Lorca.

Se trata de doce viviendas modulares, de las que cuatro ya han sido desmontadas, al haber podido regresar a sus casas los afectados por los seísmos. El presidente de la asociación del Pueblo Saharaui, Antonio García, agradeció la donación y aseguró que esta «idea fabulosa» ha sido muy bien acogida por el Frente Polisario, que está dispuesto a correr con los gastos del traslado.

El Ayuntamiento gestiona con Cruz Roja, propietaria de las viviendas modulares, la cesión a los campamentos de refugiados.

Los niños del programa 'Vacaciones en paz', con edades entre ocho y trece años, aprovecharán su estancia de dos meses en Lorca para mejorar sus condiciones de vida, alejados de las temperaturas extremas del desierto. Recibirán atención médica y se someterán a revisiones de vista y oído.