Luz verde para la restauración del claustro de la iglesia del Carmen de Lorca

El claustro de la iglesia del Carmen, donde se va a a llevar a cabo la reconstrucción . / jaime insa / agm
El claustro de la iglesia del Carmen, donde se va a a llevar a cabo la reconstrucción . / jaime insa / agm

Las obras costarán 1,3 millones de euros, se prolongarán durante nueve meses y el nuevo espacio albergará el Museo del Vía Crucis

INMA RUIZLORCA

El Ayuntamiento ha otorgado licencia para la rehabilitación integral del claustro o anexo a la iglesia del Carmen, que será consolidado y permitirá la apertura de una gran plaza pública, la obtención de un espacio en el que se ubicará el Museo del Vía Crucis del Paso Morado y de otro de carácter privado que albergará un equipamiento hostelero. El conjunto del proyecto requerirá una inversión de 1,3 millones, de los cuales 750.000 son dinero público procedente de los fondos del Plan Director para la recuperación del patrimonio de Lorca tras los terremotos.

En marzo de 2018 ya hubo que intervenir de urgencia sobre el claustro para evitar un agravamiento de la estructura y el tejado. El alcalde en funciones, Fulgencio Gil, dijo ayer que el inicio de las obras supone la ejecución definitiva del plan especial de reforma interior (PERI) del Carmen, que se inició en 2005 y que se pone en marcha 14 años después.

En la primavera de 2006 se aprobó el PERI y en 2009 el conjunto de la iglesia y el convento fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC) con la categoría de monumento. El alcalde reconoció que la crisis económica provocó una paralización de esta actuación urbanística. Para la parte privada del proyecto se llegaron a barajar distintos usos, entre ellos el de la construcción de un colegio privado que nunca llegó a ejecutarse y cuyo cartel aún cuelga en la fachada del edificio junto a la iglesia del Carmen, que fue la última con convento construida en la ciudad.

El proyecto urbanístico para reordenar la zona conventual se inició hace catorce años

Edificación muy deteriorada

Gil explicó que las obras tendrán un plazo de nueve meses y que permitirán la restauración integral de la crujía este, de propiedad privada y reservada a uso terciario, y de la crujía norte. Esta última es la que está adosada al templo carmelita y pasará a tener titularidad municipal tras su restauración. Las obras incluirán la consolidación de su estructura y la restauración completa de las fachadas, para que luzcan un aspecto similar al del momento de su concepción. Este edificio no solo resultó dañado por los terremotos de hace ocho años, sino que además se colapsó a consecuencia de las fuertes lluvias de septiembre de 2012. Gil adelantó que cuando terminen las obras, la zona contigua a la iglesia del Carmen será cedida por el Ayuntamiento a la cofradía del Santísimo Cristo del Perdón, Paso Morado.

Su vicepresidenta, Trinidad Mondéjar, explicó que la junta directiva del Paso tiene previsto utilizar este espacio como Museo del Vía Crucis, que permanecerá abierto todo el año y que será utilizado durante la Semana Santa para las actividades relacionadas con este rezo, del que este año se ha cumplido el cuarto centenario en la ciudad. «Estamos muy contentos, llevamos desde 2005 esperando este momento», reconoció Mondéjar.

Gil añadió que el inicio de estas obras supone «un avance muy importante en la reconstrucción del patrimonio y la regeneración urbana» en un espacio hasta ahora infrautilizado en plena calle Nogalte y que ahora volverá a tener uso público después de décadas de abandono.

Temas

Lorca