Vecinos de Ramonete se manifiestan para exigir el acceso libre a las calas

Vecinos de Puntas de Calnegre y Ramonete durante la manifestación que protagonizaron ayer mañana en la entrada a las calas./LA VERDAD
Vecinos de Puntas de Calnegre y Ramonete durante la manifestación que protagonizaron ayer mañana en la entrada a las calas. / LA VERDAD

Colocaron grandes piedras para evitar el tránsito del autobús que realiza el traslado de los bañistas, aunque fueron retiradas poco después

PILAR WALSLorca

Unos ciento cincuenta vecinos de Ramonete y Calnegre madrugaron ayer más de lo previsto. Querían llegar lo antes posible al lugar donde se inicia el acceso restringuido a las calas. «A las ocho de la mañana ya estábamos allí para exigir que no se privatice el parque. Queremos su conservación, pero que se deje pasar a los bañistas como se ha hecho toda la vida», aseguró en declaraciones a 'La Verdad' Juan Antonio Mateo Asensio, vecino de la pedanía de Ramonete.

Fueron madrugadores pero no tanto como la Guardia Civil. «Cuál fue nuestra sorpresa cuando llegamos al verlos. Había varios agentes, probablemente los llamaron del Ayuntamiento o algún vecino al tener conocimiento de la protesta, aunque en todo momento nuestras pretensiones fueron pacíficas», contó.

Y así ocurrió. Se desvinculan de los sabotajes que en los últimos días han acabado con una de las casetas de madera al lanzarse contra ella un vehículo en marcha o la rotura, con motosierras mecánicas, de los mástiles de las pérgolas donde los bañistas debían esperar a la sombra el autobús que les lleva a las calas. «No sabémos quiénes han podido ser los autores. Son hechos puntuales. Hay cierto malestar por todo lo ocurrido», señaló este vecino de Ramonete.

Lo que no ha sentado nada bien, dijo, son las declaraciones días pasados del alcalde, Fulgencio Gil Jódar. «Nos pareció un poco fuerte que dijera que 'no puede imperar la ley del salvaje Oeste'. No ha gustado nada a los vecinos. Lo que queremos es hablar y poder resolver este conflicto que nos afecta por vivir en este entorno y vernos obligados a coger un autobús y pagar tres euros para disfrutar de las calas», argumentó.

Los vecinos portaron una gran pancarta en la que se podía leer 'Cortamos lo nuestro. Calnegre libre'. Gritaron distintos lemas e intentaron que los autobuses pudieran trasladar a los bañistas a las calas. «Estuvimos unas dos horas. Se colocaron unas piedras en el camino, pero se quitaron tras concluirse la manifestación».

La edil de Medio Ambiente pide «cordura y sentido común» y que «cesen las incidencias»

Poco después, volvieron a colocarse, aunque los vecinos señalan desconocer quién las colocó. Entonces, se optó -según Mateo Asensio- por dejar libre el acceso a las calas con cualquier vehículo. Han solicitado una reunión esta misma semana con la dirección del parque. De lo contrario, amenazan con continuar adelante con las reivindicaciones.

Desde el Consistorio la concejal de Medio Ambiente, María Saturnina Martínez Pérez , pidió «cordura y sentido común», a la vez que reclamó que «cesen las incidencias». Y recordó que otros parques naturales como el de Cabo de Gata cuentan con acceso restringidos y uso de autobús para llevar a los bañistas que lo único que pretende es -como el de Calnegre- «posibilitar el acceso de los servicios de emergencias en caso de necesidad».

 

Fotos

Vídeos