Vecinos de Cristo Rey de Lorca denuncian fallos en la remodelación del barrio

Vecinos de la barriada recorren una calle peatonal que será cubierta de adoquín, ayer. / paco alonso / agm
Vecinos de la barriada recorren una calle peatonal que será cubierta de adoquín, ayer. / paco alonso / agm

Los residentes critican que la renovación no se ajuste a lo que les prometieron cuando fueron consultados

INMA RUIZ LORCA

Los vecinos de la barriada La Salud-Cristo Rey, situada entre La Viña y Alfonso X, se quejaron ayer del resultado de la obra de remodelación urbana que ocho años después de los terremotos se ejecuta en esta zona, que quedó descolgada de planes de reforma anteriores en esa parte de la ciudad. Los trabajos, financiados por la Comunidad Autónoma, tienen un presupuesto superior a los dos millones de euros y comenzaron en el mes de enero.

El presidente de la asociación de vecinos, Antonio Bayonas, dijo que las reformas de los barrios contiguos estuvieron plagadas de «errores que nunca se solucionaron» y que ahora hay que evitar que se produzcan en La Salud-Cristo Rey. Se refirió, por ejemplo, al uso de adoquines que en zonas como La Viña han provocado filtraciones de agua a edificios y garajes.

Según Bayonas, los vecinos ya transmitieron al Ayuntamiento que querían suelos enlosados en las áreas peatonales como la urbanización Mirasol. «Ahora es el momento de hacerlo bien, para no tener que solucionarlo después», expuso el representante de los ciudadanos.

Otro de sus vecinos, Gregorio Espadas, aseguró que no se ha permitido a los habitantes del barrio consultar el proyecto definitivo y que cada avance en la obra hace vislumbrar que no cumple ninguna de las peticiones que realizaron en las reuniones previas que mantuvieron con el Ayuntamiento para consensuar la operación de reforma. Es el caso, dijo Espadas, de los contenedores de basura soterrados o de las plazas de aparcamiento en superficie que serán suprimidas, cuyo número varía según a quién le pregunten.

Mesa de trabajo

El PSOE recorrió ayer con los representantes de las asociaciones las calles en obras y el portavoz socialista, Diego José Mateos, aseguró que el proyecto se está ejecutando «de espaldas a los vecinos». El concejal acusó al Ayuntamiento de incumplir su compromiso de constituir una mesa de trabajo con la participación de los residentes en la zona y de la empresa adjudicataria para coordinar el proyecto y su ejecución.

Según Mateos, la gente está «muy decepcionada» por el incumplimiento de lo comprometido en las reuniones previas. Citó los cambios en la promesa de instalar plataforma única en las calles, para mejorar la accesibilidad, o en la ampliación del vial de Rubén Darío para permitir la doble circulación de vehículos que reclaman de forma insistente los vecinos.

El Partido Popular rechazó ayer las criticas formuladas desde las filas socialistas y el concejal de Fomento, Ángel Meca, anticipó que «igual que se ha hecho en otras actuaciones de regeneración urbana, se cambiarán aquellos aspectos del proyecto que sean necesarios en beneficio de los vecinos».

Meca afirmó que el Consistorio mantiene «un diálogo constante» con los habitantes de la zona para garantizar que el resultado final «esté a la altura de lo que merecen». El edil popular añadió que durante los veintiocho años de gobierno del PSOE este barrio fue «uno de los grandes olvidados por los alcaldes socialistas».

Temas

Lorca