Vecinos de Calnegre quieren participar en la gestión del Parque Regional

Vecinos de Ramonete y Calnegre, durante la asamblea celebrada el jueves en el local social. / jaime insa / agm
Vecinos de Ramonete y Calnegre, durante la asamblea celebrada el jueves en el local social. / jaime insa / agm

Solicitan respeto por el uso agrícola y que se tenga en cuenta a las personas «que viven y dependen de la tierra»

INMA RUIZ LORCA.

Los vecinos de Ramonete y Calnegre están cansados de que la Consejería de Medio Ambiente no los tenga en cuenta en la gestión del Parque Regional Cabo Cope Calnegre, que consideran «caducado». Las acusaciones de que han sido los propietarios de la zona los autores de las roturaciones ilegales en las calas el pasado abril, han sido la gota que ha colmado el vaso y no están dispuestos a tolerar que «nos desprecien y ridiculicen injustamente con insinuaciones de prehistóricos y analfabetos», dijo a 'La Verdad' el secretario de la asociación de vecinos de Ramonete, Remigio Avilés. Reconoció que estos insultos «propiciados por las denuncias y falsas acusaciones de los servicios de Medio Ambiente y Espacios Naturales del Gobierno regional» han provocado «crispación entre los habitantes de la zona de consecuencias imprevisibles».

El pasado jueves decidieron en asamblea enviar un manifiesto a la Consejería, que ya ha sido avalado por más de 250 firmas, y que harán llegar también a la Asamblea Regional cuando tome posesión el nuevo Gobierno. En el documento, que «no tiene color político», aclaró el representante vecinal, exponen sus exigencias, como la renuncia definitiva del Ejecutivo regional a redactar ni a publicar ningún Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN) previsto en la declaración, hace 27 años, del Parque Regional de Cabo Cope y Puntas de Calnegre. Consideran esta declaración de 1992 «caducada, ineficaz y no vigente».

Para los propietarios de la zona, la gestión de los espacios naturales debe dejar de ser «un coto cerrado de funcionarios y ecologistas que toman decisiones de forma arbitraria». Consideran que se deben cumplir las directrices establecidas en la Red Natura 2000 para que su administración cuente con la «participación activa de las personas que viven y dependen de ellos».

Los vecinos demandan que no se establezca limitación alguna, no preexistente, sobre la actividad agraria y sus edificaciones vinculadas distinta a la que se exija por la normativa general y urbanística local que se venía aplicando en las últimas décadas.

También reclaman que los ayuntamientos de Lorca y Águilas denuncien las plantaciones de «especies no autóctonas» que se están llevando a cabo en las calas por entidades privadas, «sin estudio de impacto ambiental ni autorización alguna». El representante vecinal explicó que dichas plantaciones «obstaculizan el uso público de las calas como se ha venido haciendo desde tiempo inmemorial» porque algunas de ellas son muy espinosas.

Vegetación no autóctona

Durante la asamblea proyectaron diapositivas en las que, según aseguran, queda constatado que la vegetación plantada «no es autóctona, antes no había nada. Las calas no se van a destruir porque no haya plantas». Avilés añadió que «no entendemos por qué parece que a la Consejería de Medio Ambiente solo le interesan 15 hectáreas, las tres calas de Calnegre que son para el disfrute de los bañistas, cuando el parque regional tiene 1.031 hectáreas por reforestar y evitar la erosión».

Avilés explicó que los agricultores «somos los que más respetamos el medio ambiente, cuidamos la tierra en la que llevamos trabajando 40 años y no generamos residuos».

A la reunión, a la que estaban invitados todos los partidos políticos, asistieron representantes del PSOE, de Somos Región, CiudaLor y de Vox de Lorca, además de Ciudadanos, Vox y PP de Águilas. El alcalde de Lorca, Fulgencio Gil, se había reunido el día anterior con los vecinos para escuchar sus reivindicaciones. «Los políticos se comprometieron a ayudarnos, ahora falta que cumplan sus promesas», dijo Avilés.