Vecinos de Calnegre piden aparcamientos en las calas y terrazas abiertas todo el año

Arteria principal del poblado de Calnegre. / p. alonso / agm
Arteria principal del poblado de Calnegre. / p. alonso / agm

La asociación de propietarios reclama al alcalde un acceso «consensuado» a las playas y apoyo para el desarrollo turístico y económica de la zona

INMA RUIZLorca

Las playas de Calnegre llevan casi un año en boca de todos. Las sucesivas polémicas por los actos de sabotaje en los sistemas de control de acceso a las calas del parque regional del verano pasado y las roturaciones ilegales de las últimas semanas, que han acabado con la cubierta vegetal en este rincón del litoral virgen de la Región, son solo una parte de la convulsa actualidad que se vive en la costa de Lorca.

La asociación de propietarios del entorno de Calnegre (Apecal) ha dirigido un escrito al alcalde, Fulgencio Gil, en el que reclama que los vecinos de la zona puedan rentabilizar turísticamente la singularidad de la costa lorquina. Demandan «un acceso consensuado» a las playas del parque regional «con espacios dedicados a aparcamientos en todas aquellas que han estado abiertas al baño toda la vida» como Puntas de Calnegre y las calas de Calnegre, Baño de las Señoras y Siscal.

En su escrito también reclaman que se habilite en la playa de Puntas un espacio reservado para la botadura de las embarcaciones y la «regeneración intensiva» de esta playa con la reposición de la arena desaparecida por los temporales. Apecal también demanda que se autorice a los restaurantes de la zona a mantener las terrazas abiertas durante todo el año «favoreciendo el desarrollo turístico y económico y dando mayor estabilidad laboral a los trabajadores en temporada baja».

Benito González, portavoz de la asociación, dijo, en declaraciones a 'La Verdad', que su colectivo reclama la aplicación de ayudas y rebajas fiscales a los restaurantes de Calnegre como medida para frenar la despoblación, así como la creación de una mesa de trabajo que reúna a vecinos y Ayuntamiento en torno a la compatibilidad de la actividad económica en la costa lorquina y el respeto al medio ambiente protegido que se impone en la zona.

Frenar la despoblación

González no ocultó la preocupación de sus vecinos por la despoblación de Puntas de Calnegre y consideró urgente la adopción de medidas que dinamicen la vida en el pueblo, aprovechando el tirón turístico que hace que una aldea de 30 personas acoja a 600 comensales en sus tres restaurantes durante el fin de semana.

El portavoz vecinal lamentó que las pedanías de Ramonete y Morata hayan sufrido «un profundo abandono durante décadas» y criticó las «limitaciones que están sufriendo los vecinos a la hora de llevar a cabo cualquier actividad económica en la costa de Lorca».

El innegable atractivo turístico de la costa lorquina ha hecho que por tercer año consecutivo la playa de Calnegre haya sido distinguida con la bandera azul de calidad que otorga la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor (Adeac). Las playas de Calnegre, que tradicionalmente han sido minoritarias, están experimentando un importante repunte de visitantes en los últimos años atraídos por su paisaje virgen que los vecinos quieren aprovechar y rentabilizar económicamente, algo que les está enfrentando con organizaciones conservacionistas y ecologistas.

Turismo y agricultura

La reivindicación de esta asociación no es la única que impera en este paraje de Ramonete, donde la actividad económica principal es la agricultura intensiva. Por eso, al margen de la reclamación de Apecal, otro colectivo, la asociación vecinal de Ramonete, ha convocado mañana a los partidos políticos a una reunión en la que se pondrá sobre la mesa la necesidad de hacer compatible la protección de las calas con el aprovechamiento agrícola del entorno del parque.

Remigio Avilés, secretario de la asociación, dijo a este diario que en la reunión de mañana los vecinos pedirán a las autoridades que no se amplíen los límites del parque regional de Cabo Cope-Calnegre. En el orden del día se encuentra también la tramitación del plan de ordenación de recursos naturales (PORN), el acceso y aparcamiento en las playas, la regeneración y limpieza de las mismas y los problemas para la autorización de parcelas de regadío y uso de nitratos en el entorno del parque. Según Avilés, «más de 3.000 familias alrededor del parque regional viven de la agricultura, entre Águilas, Lorca y Mazarrón». Añadió que «la ecología está muy bien, pero tenemos que vivir de algo».

El representante de la asociación desvinculó a los vecinos de las roturaciones ilegales con tractor que se han realizado en las calas en abril y se quejó de que ante cualquier acto vandálico «siempre nos carguen la culpa a nosotros, sin que ni siquiera vengan a preguntarnos».

El alcalde adelantó que no acudirá a la reunión, aunque hoy se entrevistará con representantes vecinales. El PSOE tampoco ha confirmado su asistencia y la concejal de Izquierda Unida-Verdes Gloria Martín manifestó que su partido no ha sido invitado y se ratificó en sus críticas a los atentados medioambientales a las calas.

Fulgencio Gil: «La prioridad es mejorar la carretera a la costa»

El alcalde, Fulgencio Gil, manifestó a 'La Verdad' que los lorquinos «no podemos vivir de espaldas a la costa ni condenar a los vecinos de la zona a un aislamiento permanente», por lo que uno de sus objetivos prioritarios será el arreglo de la carretera que une la ciudad con las pedanías de Campo López, Morata y Ramonete. Gil añadió que esa será «la mejor manera de incentivar el turismo en nuestro litoral».

El primer afirmó que hay que compaginar lo que piden los vecinos con el respeto al espacio natural en el que viven y que mantiene contacto permanente con los habitantes de la zona, para escuchar sus reivindicaciones y atenderlas. Entre ellas citó la limpieza de playas, la depuración de aguas residuales, el arreglo de caminos o la mejora de la seguridad en la zona. En este sentido destacó que se ha redoblado la presencia de patrullas en las pedanías de la costa atendiendo a peticiones vecinales.

Temas

Lorca, Playa