Los vecinos de Los Ángeles alertan del aumento de okupas en el barrio

En primer término, uno de los edificios con viviendas okupadas en Los Ángeles. / j. i. / AGM
En primer término, uno de los edificios con viviendas okupadas en Los Ángeles. / j. i. / AGM

Bloques enteros de viviendas, la mayoría propiedad de bancos, están habitados de forma ilegal y en condiciones insalubres

INMA RUIZLorca

Los vecinos de Los Ángeles se sienten impotentes ante la situación de degradación de su barrio, amplificada por la proliferación de viviendas okupadas que se produce desde hace cinco años. Casi cien pisos se encuentran en esta situación en la barriada, según desveló a 'La Verdad' el presidente de la asociación de vecinos, Miguel Alacid. Los okupas viven en condiciones insalubres, sobre todo en pisos embargados por impagos de la hipoteca. «Hay edificios enteros okupados, sobre todo en la parte alta del barrio. Algunos pisos estaban sin estrenar», relata.

Alacid lamenta que la Policía no intervenga para solucionar el problema. «Nos dicen que tienen que ser los propietarios de las comunidades afectadas los que denuncien, pero no lo hacen porque tienen miedo a las represalias y se callan». En Los Ángeles impera la ley del silencio. La mayoría de los vecinos consultados por este diario sobre las viviendas okupadas dicen no saber nada sobre la situación o señalan discretamente, con un movimiento de la cabeza, los pisos que saben a ciencia cierta que están habitados ilegalmente.

Alacid asegura que en algunos de ellos se produce venta de droga al menudeo y que los problemas de convivencia son habituales. Es «incalculable» el número de personas que habita en cada una de estas viviendas. «Hacen sus necesidades en los portones o en la calle y lavan la ropa en la fuente». En las casas okupadas no hay ni agua ni luz y el personal del servicio de limpieza viaria confirma que se encuentra habitualmente botellas o garrafas con orines en la calle o dentro de papeleras.

El servicio de limpieza viaria se encuentra de forma habitual botellas con orines en la calle

«Destrozan las casas»

«Cambian de piso a menudo y se llevan las puertas y hasta los cables, los destrozan». Según Alacid, los okupas controlan las casas que se quedan vacías y se meten sin contemplaciones. Una vecina de la zona, Mari Gómez, reconoce que tienen que tener mucho cuidado cuando hay un piso deshabitado en la comunidad: «Una vez nos encontramos con que habían arrancado las bisagras de la puerta de entrada al edificio» porque había un piso vacío. Ella advirtió a la propietaria de la situación y le aconsejó «que colocara algo en el balcón para que pareciera que vivía alguien, pero enseguida vendió la casa». Esto es lo más habitual, «malvender cuando se puede», explica Alacid.

El presidente de los vecinos declara convencido que «yo moriré aquí, no me quiero ir, llevo más de 50 años en el barrio y no me van a echar», aunque reconoce que lo que hay a su alrededor cada vez le gusta menos y que Los Ángeles se ha convertido en una zona poco amable para vivir.