Tres colegios de Lorca introducen Educación Emocional como una asignatura más

Alicia Hurtado (d), junto a las maestras que han participado en el proyecto. / jaime insa / agm
Alicia Hurtado (d), junto a las maestras que han participado en el proyecto. / jaime insa / agm

Con esta iniciativa, pionera en España, se busca que los niños de Infantil, de tres a cinco años, manejen sus sentimientos

INMA RUIZLorca

'Emoti' es un camaleón que cambia de color según la emoción que sientan los niños en cada momento: alegría, tristeza, rabia y miedo. Ese personaje, protagonista de un cuento, sirve de material didáctico a 300 alumnos de Educación Infantil de tres colegios públicos lorquinos para aprender a identificar y controlar sus emociones. Se trata de una iniciativa pionera en España que aborda la Inteligencia Emocional como una asignatura más, impartida una hora a la semana, en el currículum de escolares de tres a cinco años.

Su responsable, Alicia Hurtado, especialista en Educación Emocional, se muestra muy satisfecha con el resultado obtenido. «Ha sido muy interesante; los niños ya conocen en qué estado emocional se encuentran y saben expresarlo». A través de juegos y de mucho material físico aprendieron técnicas para regularlo. «Saben que la tristeza no es mala; nos ayuda a detenernos, pero poco a poco podemos resurgir y dejarla atrás». En momentos de rabieta intentan dominar la situación respirando hondo. «Es impresionante ver las habilidades que han desarrollado», asegura la profesora.

Han aprendido que la tristeza no es mala y a respirar hondo si tienen una rabieta El resultado también ha sido positivo en niños con necesidades educativas especiales

Los alumnos se conocen al dedillo las poesías y canciones que definen cada una de las emociones y que llevan mensajes implícitos para aprender a controlarlas. Incluso saben recitarlas y cantarlas en lenguaje de signos. Los resultados también fueron muy positivos en los alumnos con necesidades educativas especiales. Algunos de ellos, con trastornos del espectro autista o síndrome de Asperger, empezaron a expresar con palabras sus estados de ánimo. El programa 'Emoti' se desarrolló este curso en los centros Virgen de las Huertas, San Cristóbal y Pérez de Hita con el apoyo de la Consejería de Educación y coordinado por el Observatorio de la Convivencia Escolar de la Región de Murcia.

La iniciativa obtuvo la homologación de la Asociación Española de Educación Emocional (ASDEM), junto con la letra de la canción de la Rabia y la poesía de la Tristeza. La Junta de Andalucía homologó el libro 'Emoti, cuatro colores, cuatro emociones' como material curricular de uso docente en centros escolares.

«Hemos dado pasos muy importantes», dice convencida Hurtado. Para el próximo curso recibieron propuestas de otros centros escolares que se quieren sumar a la iniciativa. Su objetivo a largo plazo es incluir el desarrollo de la Inteligencia Emocional en el currículum de Educación Infantil, como una asignatura de libre configuración más, a través de un programa debidamente estructurado. El método es muy sencillo y esta etapa de su desarrollo mental es la idónea para trabajar este aspecto de su personalidad, asegura. «Llevo muchos años intentando sacar este material de trabajo para niños» que lleva aparejados una investigación científica, una evaluación de alumnos y cuestionarios para los docentes y las familias.