Las terrazas ganan terreno en Lorca

Terrazas de algunos de los bares de la plaza de Calderón. / J. INSA / AGM
Terrazas de algunos de los bares de la plaza de Calderón. / J. INSA / AGM

La nueva ordenanza es más flexible para los hosteleros y concilia el descanso vecinal

INMA RUIZ LORCA

Después de cuatro años de conflictos entre hosteleros, vecinos y miembros de la asociación de personas con discapacidad (Adisfilor), la ordenanza municipal que regula las terrazas en calles y plazas públicas comienza a contentar a todos. La última revisión de la norma, que acaba de aprobar el Pleno municipal, recoge las alegaciones presentadas por la Asociación de Hosteleros de Lorca (Hostelor), la Cámara de Comercio, colectivos vecinales, la Federación de Asociaciones Murcianas de Personas con Discapacidad Física y Orgánica y Adisfilor. «Antes era imposible de cumplir», asegura a 'La Verdad' el presidente de Hostelor, Jesús Abellaneda, sobre la controvertida ordenanza que entró en vigor en 2015.

Solo el 10% de los asociados cumplían la norma, el resto sacaba mesas ilegalmente

De los 110 asociados de Hostelor, el 90% tiene terrazas «ilegales», confirmó Abellaneda, porque la normativa «era obsoleta. Ahora podrán regularlas». Un aspecto fundamental es que se prohibía que los locales con música tuviesen mesas y sillas en la calle, pero con la última modificación sí está permitido.

La nueva normativa también permiten los cerramientos permanentes de las terrazas junto a las fachadas y autoriza a los propietarios de esta a instalar en ellas estufas y ventiladores, aspectos que antes quedaban prohibidos. Se admite la publicidad en los toldos y el plástico en el mobiliario, dando potestad a Hostelor para que proponga el mobiliario adecuado en cada zona.

«Se han tenido en cuenta todas nuestras alegaciones y ahora la normativa es cumplible» Jesús Abellaneda Pte. Hostelor

«La ordenanza nos parece bien, lo que queremos es que se cumpla y que dejen espacio libre» José Luis Llamas Pte. Adisfilor

«Hemos sido flexibles porque algunos negocios viven sobre todo de las terrazas» Saturnina Martínez Concejal de Urbanismo

Aspectos «mejorables»

La concejal de Urbanismo, Saturnina Martínez, explica que son conscientes de que el principal valor de muchos bares y cafeterías es la terraza y que, después de cuatro años de aplicación, había aspectos en la ordenanza que penalizaban al empresario, «exigían demasiado y eran mejorables». Se han analizado de forma pormenorizada algunas excepciones para «darles solución y evitar situaciones injustas», como la prohibición de instalar mesas en la calle si la acera no mide 3.5 metros. «Se ha dado el caso de un negocio al que le faltan 20 centímetros. Se le va permitir tener su terraza si el hostelero deja el paso adecuado para los viandantes». La edil considera la ordenanza «imprescindible» para conseguir el difícil equilibrio entre una actividad comercial «muy importante», el descanso de los vecinos y la accesibilidad.

El presidente de Adisfilor, José Luis Llamas, está satisfecho con la normativa. Su principal aportación ha sido que las terrazas dejen espacio libre para garantizar el paso de personas invidentes y con movilidad reducida, y carritos de bebé. «Esperamos que se cumpla y que se eliminen los puntos conflictivos» como los de la plaza de Colón, donde «se ocupa la acera y la plaza»; la avenida de Fuerzas Armadas y la plaza del Pueblo Saharaui.

El representante de los hosteleros afirma que el sector es consciente de que «no vale todo» y que «tenemos que saber entendernos con los vecinos». Y reconoce que ha habido incumplimientos de la normativa «que no se pueden justificar» en aspectos relacionados con horarios, ocupación de espacio y ruido.

El concejal de Patrimonio, Francisco García, asegura que los hosteleros están concienciados y eso se ha traducido en que han disminuido de forma considerable las quejas vecinales y que apenas hay sanciones por incumplimiento de la normativa. «Antes había varias semanales» y recuerda que las infracciones se castigan con multas de hasta 3.000 euros.

«Queremos seguir avanzando en mejorar la ordenanza», apunta el presidente de Hostelor, que señala que su colectivo comienza a respirar tranquilo.