La seguridad en los accesos a las playas de Calnegre, a vista de dron

Imagen aérea captada por el dron que utilizan los agentes en la cala de Calnegre para controlar los accesos de vehículos. / Ayto Lorca
Imagen aérea captada por el dron que utilizan los agentes en la cala de Calnegre para controlar los accesos de vehículos. / Ayto Lorca

La Policía Local vigila la entrada de vehículos a las calas con medios aéreos para garantizar una rápida evacuación en caso de emergencia

INMA RUIZLORCA

Un dron de la Policía Local observa desde el aire la entrada y salida de vehículos a las playas de Puntas de Calnegre para impedir, en tiempo real, que los vehículos aparquen en caminos o áreas naturales de este espacio ubicado en el parque regional de Cabo Cope-Calnegre. Se pretende evitar que el tránsito de los vehículos particulares o su estacionamiento indebido bloquee el acceso de los servicios de emergencia a las playas ante una situación de urgencia médica y también que el paso de los neumáticos dañe el ecosistema protegido.

En todo el camino de acceso a las calas se han colocado cintas de balizamiento para prohibir el estacionamiento y el personal de seguridad contratado por la Comunidad Autónoma vigila de forma permanente la zona e informa a los conductores que intentan llegar con su vehículo a la playa del lugar en el que pueden estacionar.

La medida está resultando de gran eficacia, explicó el jefe de la Policía Local, José Antonio Sansegundo, porque, cuando quedan bloqueados los accesos, el personal de seguridad recibe de forma inmediata el aviso para que los propietarios de los vehículos los retiren. La labor se intensifica los fines de semana cuando acude mayor número de bañistas. El espacio más conflictivo es la cala de Calnegre, la más atractiva para los visitantes por su valor paisajístico, por la calidad de las aguas y los servicios que acredita la bandera azul y porque tiene chiringuito. El aparcamiento en esta cala es muy limitado, caben poco más de cincuenta coches y resulta imposible encontrar una plaza libre en las horas centrales del día.

Amplia área de vigilancia

La superficie de vigilancia panorámica que permite este dron de última generación, adquirido por la Policía Local hace pocos meses, «es muy amplia», dijo Sansegundo sobre esta nueva herramienta de seguridad. Permite multiplicar la efectividad en el servicio de los agentes y garantizar un control constante en la costa lorquina durante la temporada estival. Alcanza una altura máxima de 120 metros, recorre una distancia de hasta 13 kilómetros y tiene una autonomía de vuelo de una hora y media.

Las limitaciones en los accesos con vehículos a motor que el año pasado puso en marcha el Gobierno regional desencadenaron actos de sabotaje que obligaron a eliminar en pocos días el servicio de autobús que se había habilitado para el acceso a las calas. Este verano las medidas no son tan restrictivas pero Calnegre es uno de los principales focos de atención de la Policía.

Aparcamiento insuficiente

La Asociación de Propietarios del Entorno de Calnegre (Apecal) consideró que los controles de los accesos a las calas que se han adoptado este verano son desproporcionados. «No son necesarias tantas restricciones», reconoce a 'La Verdad' el portavoz de la asociación, Benito González, que afirma que en el camino que conduce a las playas «no hay especies autóctonas que proteger».

El representante vecinal demandó al Ayuntamiento que habilite una zona más amplia de aparcamiento allanando una parte de la montaña. En la cala de Calnegre, la más concurrida, debería haber sitio para estacionar doscientos vehículos. Aseguró que «la playa es de todos y es para disfrutarla, no podemos permitir que sea cada vez más privada y que los vecinos no tengan acceso». «Muchos hemos desistido, llevamos años sin pisarla, vamos a la zona de Mazarrón», lamentó. Para González, la cala de Las Señoras necesita una zona de estacionamiento para al menos treinta vehículos más y la de El Siscal, para un centenar. Consideró que entre el poblado de Puntas de Calnegre y la desembocadura de la rambla de Ramonete tienen que desaparecer las estacas que se han instalado para impedir el estacionamiento. El vecino señaló que la ordenación litoral debe permitir a lorquinos y visitantes disfrutar de las playas sin que se vean mermados la seguridad y el medio ambiente.