Rompen el lucernario de la sala de estudio en un nuevo acto vandálico

Vallas y cintas para advertir de la rotura del lucernario. agm/ P. ALONSO /
Vallas y cintas para advertir de la rotura del lucernario. agm / P. ALONSO /

Parte del espacio ha sido acordonado para evitar que los vidrios puedan provocar un accidente al desprenderse y por la entrada de agua de lluvia

Pilar Wals
PILAR WALS

La sala de estudio del Centro Cultural de la ciudad fue ayer acordonada en parte con el fin de evitar que un posible desprendimiento del lucernario pueda provocar un accidente que afecte a los estudiantes que hacen uso de ella. Unas cintas alertaban de la zona cerrada al uso. Poco antes, una limpiadora había retirado el agua de lluvia que la jornada anterior se coló por los huecos dejados tras la rotura de los cristales.

El lucernario, de doble cristal transitable, se sitúa en el lateral del edificio y da luz al sótano del inmueble donde hace algún tiempo se instaló una sala de estudio. Hace unos días, según aseguró en declaraciones a 'La Verdad' el concejal de Cultura, Agustín Llamas Gómez, apareció destrozado. «Han roto los cristales. Ha tenido que ser con un objeto contundente porque se trata de vidrios que están preparados para ser pisados».

Las grietas de los cristales son visibles desde el exterior, donde también se ha acordonado la zona para evitar el tránsito de peatones al situarse en la vía pública. «Hemos colocado vallas y también una cinta que alerta del estado que presenta el lucernario. Un arquitecto del Ayuntamiento lo examinó y dio la orden de que de inmediato se acordonase toda la zona tanto en el exterior como en el interior para evitar accidentes, ya que podía desprenderse», explicó el edil de Cultura.

Una valla colocada por el Consistorio impide que los viandantes puedan andar sobre la cristalera

Se espera, según indicó Llamas, que en los próximos días se proceda a la sustitución de las piezas de vidrio dañadas y al arreglo del tragaluz. «Vamos a intentar que sea a la mayor brevedad, pero una obra de estas características lleva su tiempo, porque nuestra intención es buscar materiales lo más resistentes posibles para evitar nuevos altercados».

Y para complicar más todavía el asunto, las lluvias del pasado martes provocaron inundaciones en la sala de estudio. «Llovió con intensidad y aunque el lucernario se sitúa debajo del alero del Centro Cultural, el agua entró al sótano del edificio. Fue retirada y estaremos atentos por si se producen nuevas precipitaciones. Mientras, toda la zona susceptible de que se produzcan desprendimientos ha sido cerrada y se han colocado unos carteles que alertan del riesgo», concluyó el concejal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos