Las reservas en los albergues de Lorca rozan el lleno hasta mediados de agosto

Personal del albergue de Puntas de Calnegre prepara las camas en uno de los dormitorios. / jaime insa / agm
Personal del albergue de Puntas de Calnegre prepara las camas en uno de los dormitorios. / jaime insa / agm

Las expectativas son mejores que el año pasado, sobre todo en el local de Puntas de Calnegre, donde ya no queda ni una habitación

INMA RUIZ LORCA

Es el primer año que los albergues municipales cuelgan el cartel de completo, de cara al verano, con tanta antelación. Desde mediados de junio hasta primeros de septiembre es imposible reservar una habitación en el de Puntas de Calnegre, situado en el poblado, junto a la playa. Una situación parecida se presenta en los albergues de Casagrande en la pedanía de Coy y Casaiglesias, ubicado en la sierra de La Culebrina, completos ya hasta mediados del mes de agosto.

«La previsión es que la ocupación sea más alta que el verano pasado, que ya fue muy bueno», asegura a 'La Verdad' el director de los albergues municipales, Andrés Abellaneda. Formar parte de la Red Nacional de Albergues ha sido fundamental para dar a conocer las instalaciones, «muy bien valoradas, la gente repite año tras año», añade.

Estos días se ultima la puesta a punto con retoques de pintura, pequeñas reparaciones y adecuación de las zonas ajardinadas de los albergues, con el fin de que estén en las mejores condiciones para recibir a los cientos de personas que utilizarán sus instalaciones durante los próximos meses.

Los campamentos se multiplican en la época estival, sobre todo de colectivos procedentes de la Región de Murcia, Albacete y Madrid. La estancia media suele ser de una semana. El albergue de Casaiglesias, con 56 plazas, es el más antiguo, ha cumplido ya 20 años. El edificio es una antigua casa forestal rehabilitada y convertida en escenario, sobre todo, de campamentos infantiles. La piscina es su principal atractivo y también su enclave, entre densos pinares, que permite realizar senderismo y rutas en bicicleta en plena montaña.

La última oferta en este albergue es el campamento promovido por Cazalla Intercultural para promover el respeto y apreciar la diversidad con jóvenes de diferentes culturas y barrios a través de distintas dinámicas y juegos.

El albergue de Casagrande, de 65 plazas, acoge campamentos juveniles pero lo eligen sobre todo colectivos de adultos, atraídos por el entorno rural y la artesanía de la zona. Este mes de julio se volverá a celebrar una nueva edición del campo de trabajo para la dinamización sociocultural de la pedanía. «El año pasado fue el mejor valorado de la Región por los propios participantes», remarcó Abellaneda.

El albergue de Calnegre, con 70 plazas, es el más grande, y fue el último en incorporarse a la red municipal en 2005. El público en este caso es más variopinto porque dispone de apartamentos en los que suelen alojarse familias, sobre todo en verano.

Más plazas en la ciudad

La oferta de albergues en playa, montaña y entornos rurales suma 200 plazas, pero se hace preciso abrir un alojamiento de este tipo en el casco urbano. «Fomentaría el turismo joven a precios asequibles», dijo a 'La Verdad' el presidente de Cazalla Intercultural, Manuel Semitiel, opinión que comparte el director de la red de albergues de Lorca. Actualmente hay 38 plazas en el centro juvenil M-13, gestionado por esta asociación, pero solo está abierto para los participantes de sus cursos.