Los regantes alertan de que al pantano de Puentes solo le queda agua para dos meses

Pescadores, ayer, en una de las orillas del pantano./Paco Alonso / AGM
Pescadores, ayer, en una de las orillas del pantano. / Paco Alonso / AGM

«No queremos ser alarmistas, pero se trata de una situación muy grave si no llueve pronto», alerta el presidente de los mancomuneros

Pilar Wals
PILAR WALSLorca

«El pantano de Puentes podría quedarse sin agua en dos meses. La situación es muy grave si no llueve pronto». Así de contundente y preocupado se muestra el presidente de la Comunidad de Regantes de Lorca, Juan Marín Bravo, quien ha citado para la próxima semana a los agricultores para explicarles la situación y «entre todos buscar una solución». Marín es cauto al hablar de restricciones, aunque argumenta que «el problema es muy serio. No queremos ser alarmistas, pero se trata de un momento delicado, muy grave si en las próximas semanas no caen precipitaciones».

El embalse ha reducido considerablemente en los últimos meses sus reservas. «No llueve y cuando lo hace las precipitaciones no caen en la cabecera, que es lo que permitiría que se llenara», señala el presidente de los regantes. Esta situación ha llevado a que haya desaparecido prácticamente la cola del embalse y que en la zona central comiencen a verse las copas de árboles y arbustos.

Las pocas reservas que quedan apenas permitirán sacar agua para los próximos dos meses. No se podrá hacer uso de más recursos hídricos de Puentes, ya que hay que respetar el caudal ecológico para permitir la pervivencia de las carpas que viven en él. «Se va a sacar a razón de dos hectómetros cúbicos cada mes hasta que ya no podamos hacerlo, pero no son suficientes», recalca Marín.

Los agricultores se reunirán la próxima semana para decidir si se producen restricciones

«No hay un 'Plan B' por el momento», argumenta, para indicar también que la próxima semana están llamados a una asamblea todos los agricultores para darles a conocer la difícil tesitura a la que tendrán que enfrentarse en los próximos meses. «No hemos hablado de restricciones, pero todo tendrá que ponerse sobre la mesa, porque el campo está sembrado y necesita agua para regarse».

«Consenso»

El presidente de los regantes recalcó que no quiere ser «alarmista», pero pasan los días, semanas y meses y «no cae ni una sola gota de agua», mientras las temperaturas continúan más altas de lo habitual en esta época del año. Esto ocasiona que las necesidades de agua por hectárea sean mucho mayores, a pesar de que los sistemas de riego se han modernizado para reducir al máximo los recursos hídricos. La próxima semana no se regará durante dos jornadas, las del miércoles y jueves. Este último día se celebrará una asamblea en los salones del restaurante Faroli para «tratar sobre la grave situación actual de los recursos hídricos y la falta de agua». El presidente de los regantes espera que acuda el máximo posible de agricultores. «Nos gustaría contar con todos los regantes y que exista consenso a la hora de tomar decisiones, porque estas nos atañen a todos».

Preocupado también se mostró ayer el concejal de Agricultura, Ganadería y Agua, Ángel Ramón Meca Ruzafa, quien afirmó que «se sigue regando, porque las temperaturas están muy altas, y las reservas son pocas y van a menos». Meca acudirá el jueves a la reunión de los agricultores -tal y como avanzó- ya que «se trata de un momento muy crítico y todos debemos estar informados de lo que puede suceder en las próximas semanas si no caen precipitaciones a corto o medio plazo de tiempo. Por ello, hay que acudir», insistió.