El puente de la rambla de Biznaga de Lorca estará listo en octubre

Autoridades y técnicos observan en el cauce de Biznaga los trabajos de construcción del puente, ayer. / jaime insa / agm
Autoridades y técnicos observan en el cauce de Biznaga los trabajos de construcción del puente, ayer. / jaime insa / agm

La infraestructura que se construye sobre la RM-D8 evitará que los vecinos de Aguaderas se queden aislados ante episodios de lluvias

INMA RUIZLORCA

Después de 30 años de reclamaciones, «este puente nos va a quitar la preocupación que tenemos cada vez que vemos que va a llover», aseguró ayer, a pie de obra, el presidente de la asociación de vecinos de Aguaderas, Agustín Sánchez. Acompañó al consejero de Fomento en funciones, Patricio Valverde, y al alcalde, Fulgencio Gil, a la visita que realizaron para supervisar los trabajos de construcción del puente en la carretera RM-D8 sobre el cauce de la rambla de Biznaga.

El representante de los vecinos señaló que viven con angustia cada episodio de lluvias, porque hasta ahora las crecidas de la rambla cortaban la carretera, que atraviesa el cauce, y les deja completamente incomunicados. La última experiencia es muy reciente ya que ocurrió la pasada Semana Santa, cuando como consecuencia de una tormenta los vecinos quedaron aislados durante una hora, relató Sánchez.

Durante la riada del año 2012, la más grave de este siglo, quedaron incomunicados un día y medio, y se vieron obligados a buscar itinerarios alternativos muy complejos para poder circular, ya que el vial D-8 soporta un tráfico diario de más de 1.300 vehículos.

Una pasarela de 110 metros

El consejero aseguró que las obras del puente estarán concluidas en otoño y recordó que su departamento ha destinado al proyecto 1,2 millones de euros. El paso sobre la rambla tendrá 110 metros de longitud por 10 de ancho con un doble carril de 3,2 metros y arcenes de 1,3.

Ya están construidos los estribos y ahora se trabaja en los pilotes y terraplenes de acceso a la pasarela. Las obras continuarán con la cimentación de las pilas, que serán alzadas en agosto junto a las vigas prefabricadas del tablero del puente. En septiembre se construirá la losa superior del tablero; y en octubre la pavimentación, señalización y el muro de seguridad.

El alcalde destacó que la nueva infraestructura aumentará la capacidad de desagüe y evitará los daños que se puedan ocasionar con motivo de las crecidas de Biznaga, cuyo cauce recoge las aguas de ramblas afluentes como las de Torrecilla, Béjar y Nogalte. También indicó que el puente mejorará considerablemente la conexión con la costa de Lorca, ya que la D-8 comunica el casco urbano a través de Pulgara, Aguaderas, Campo López, Morata y Ramonete con el litoral.

Itinerarios alternativos

Si se cumple el calendario previsto las obras se habrán ejecutado en 10 meses, un tiempo en el que los vecinos de Pulgara, Aguaderas y Campo López se están viendo obligados a buscar itinerarios alternativos para sus desplazamientos por el corte de la carretera. El presidente de los vecinos aseguró que estas molestias habrán merecido la pena si después de tres décadas consiguen eliminar «un punto negro» para el tráfico.

Temas

Lorca