PSOE y Vox rechazan el uso previsto por el PP para el solar de la antigua comisaría

Trabajos de derribo del edificio de la comisaría, ayer. / p. alonso / agm
Trabajos de derribo del edificio de la comisaría, ayer. / p. alonso / agm

I. R. LORCA.

El derribo de la vieja comisaría, cuyos trabajos se iniciaron el pasado viernes y se prolongarán durante esta semana, ha originado división de opiniones sobre el uso que se dará al solar resultante de la demolición. El alcalde, Fulgencio Gil, que ayer visitó la zona del derribo, reiteró que la apuesta del equipo de gobierno pasa por la construcción de un edificio de usos múltiples que servirá de sede a la empresa Aguas de Lorca, que pagará los 4,5 millones de euros que serán necesarios para construirlo.

El inmueble también albergará la sede de la Universidad Popular, en cuyos cursos participan 2.000 alumnos al año, y una ludoteca en la planta baja, que mantendrán el nuevo edificio abierto por las tardes para dinamizar la glorieta de San Vicente y su entorno.

El proyecto fue criticado por el PSOE, que si gana las elecciones planea construir en el solar un centro de ocio juvenil que incluya espacios recreativos, bolera y salas de proyecciones y ensayos, dijo ayer el candidato a alcalde, Diego José Mateos.

Por su parte, la candidata a la alcaldía por Vox, María del Carmen Menduiña, propuso que el solar se convierta en un parque urbano que sirva de «ensanche» a la actual plaza de San Vicente. También avanzó que si su partido gana los comicios remunicipalizará la empresa Aguas de Lorca, de la que criticó que el gasto anual en alquileres sea de 90.000 euros cuando el Ayuntamiento tiene espacios disponibles para dotarla de sede, entre los que propuso el nuevo auditorio de Santa Quiteria.