El PSOE de Lorca denuncia ante la CHS un vertido industrial a la Rambla Alta

Vertido de aguas en la Rambla Alta, en la pedanía de Torrecilla, cerca del polígono industrial Saprelorca. / lv
Vertido de aguas en la Rambla Alta, en la pedanía de Torrecilla, cerca del polígono industrial Saprelorca. / lv

Los socialistas piden que se investigue su procedencia y el equipo de gobierno afirma que se trata de aguas residuales del polígono

INMA RUIZLORCA

El PSOE ha denunciado ante la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) un nuevo vertido de aguas residuales «ilegal y aparentemente tóxico» al cauce de la Rambla Alta, en la pedanía de Torrecilla, con origen en el polígono industrial de Saprelorca. El concejal socialista Antonio Navarro puso de manifiesto ayer que por el color negro y el olor de las aguas del vertido «podrían contener un alto índice de contaminación». Aseguró que hasta la fecha «no se ha podido determinar quién es el responsable de dicho vertido», pero recordó que no es la primera vez que ocurre y que la circulación de aguas negras por la rambla «se repite con cierta frecuencia». Según Navarro, los episodios anteriores han coincidido de forma no casual con días de lluvia «con la idea de que los vertidos se diluyan entre las aguas pluviales y tengan menos impacto visual». En este caso, añadió, debido a que no se han producido precipitaciones, «se puede ver realmente la magnitud del vertido» sobre el cauce.

Ante esta situación, el PSOE ha reclamado que el Ayuntamiento y la CHS inicien «de inmediato» las investigaciones precisas para conocer la procedencia de las aguas residuales y les instó a incoar los expedientes sancionadores correspondientes para poner fin a este problema medioambiental que afecta de forma recurrente a los vecinos de la zona.

Navarro se refirió también a la «urgente necesidad» de que se realice cuanto antes la tramitación y ejecución del colector de aguas pluviales en el polígono industrial para evitar que se puedan repetir vertidos como el registrado ayer

El PSOE ya hizo público un episodio de contaminación similar en el otoño de 2017, aunque la suya no fue la primera denuncia ya que IU-Verdes sacó el caso de los vertidos a la palestra por primera vez en 2010. Los hechos se repitieron de nuevo en 2011, aunque fue en 2016 cuando la formación de izquierdas denunció formalmente el caso ante el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona).

Colector en el polígono

El pasado enero la concejal de IU Gloria Martín preguntó en el Pleno Municipal sobre el estado del proyecto de construcción de un gran colector de pluviales en el polígono industrial, anunciado por el PP en octubre de 2017 y en el que el Gobierno regional aseguró que invertiría ocho millones de euros.

La medida fue anunciada por el entonces consejero de Agua, Agricultura, Ganadería y Pesca, Francisco Jódar, y por el alcalde de Lorca, Fulgencio Gil, quienes llegaron a manifestar que el inicio de las obras de la primera fase tendría lugar en 2018.

En vías de solución

Por su parte, el concejal de Fomento, Ángel Meca, negó que se trate de vertidos tóxicos, como puso de manifiesto el PSOE, y aseguró que se trata simplemente de aguas residuales procedentes del polígono industrial. El problema se produce porque hay un único colector para saneamiento y pluviales y sobre todo en episodios de lluvia no tiene capacidad suficiente para evacuar esas aguas, que salen por el aliviadero.

Añadió que el problema está en vías de solución porque Aguas de Lorca ya ha comenzado las obras para desdoblar el colector en el tramo comprendido entre la pedanía de Campillo y Saprelorca. Esta primera fase de los trabajos tiene un presupuesto de tres millones de euros y se prolongará durante los próximos seis meses.