El portavoz de IU declara por injurias contra la empresa que renovó el barrio de Los Ángeles

Sosa (i), con el abogado Dólera, a su llegada al juzgado. / P. A. / AGM
Sosa (i), con el abogado Dólera, a su llegada al juzgado. / P. A. / AGM

I. R.

El concejal Pedro Sosa, portavoz del Grupo Municipal de Izquierda Unida-Verdes, acudió ayer al juzgado como investigado por un presunto delito de injurias y calumnias contra la unión temporal de empresas (UTE) que ejecutó las obras de renovación urbana del barrio de Los Ángeles y Apolonia. Esta UTE se querelló contra él a principios del pasado año después de que el concejal calificara su trabajo de «chapuza» y atribuyera múltiples errores técnicos a la obra de reforma de esa zona de la ciudad.

Ayer, ante el juez instructor, se ratificó en sus declaraciones previas y a las puertas del juzgado, donde lo esperaban representantes vecinales de ese barrio, sostuvo ante los medios de comunicación que los trabajos estuvieron mal ejecutados y que sus desperfectos no se han resuelto. Entre ellos citó deficiencias en la capa de asfalto, el nivel de las aceras, el uso de distintos pavimentos en una misma acera, el mal acabado de los imbornales y de las arquetas o los daños que sufrió el mobiliario urbano por su inadecuado almacenamiento durante las obras que financió el Gobierno regional con el préstamo del Banco Europeo de Inversiones (BEI). Sosa aseguró que «vamos a seguir luchando para que las cosas se hagan bien en el municipio y mantendremos nuestra postura». Añadió que el dinero público se tiene que emplear en el bienestar de los vecinos y las obras deben estar correctamente ejecutadas.

Su comparecencia ante el titular del juzgado número 5 fue muy breve, duró apenas unos minutos, y el concejal estuvo asistido por el abogado de su partido Joaquín Dólera.