Las obras del centro de salud de San Cristóbal podrían iniciarse antes de final de año

El alcalde dijo que ha ordenado «acelerar» toda la tramitación urbanística y administrativa para contar con la parcela lo antes posible

Pilar Wals
PILAR WALSLorca

Urge contar con el espacio necesario para construir el nuevo centro de salud del barrio de San Cristóbal, ya que el actual, el de San Diego, está obsoleto como han denunciado en reiteradas ocasiones sus usuarios. Las obras del nuevo centro de salud del Barrio podrían iniciarse antes de final de año. Al menos esas son las pretensiones del Consistorio cuyo alcalde, Fulgencio Gil Jódar, anunció ayer que ha ordenado «acelerar» toda la tramitación urbanística y administrativa para disponer lo antes posible de la parcela necesaria para ello.

Se construirá en unos terrenos en la zona conocida como Puente de los Carros en lo que fue la fábrica de Curtidos de Juan Pérez Navarro. Para ello, se reordenará toda la zona, lo que permitirá no solo la construcción de la infraestructura sanitaria, sino también la apertura de dos calles y la creación de una nueva zona verde que contará con un parque infantil.

Se está avanzando en el procedimiento de evaluación ambiental estratégica simplificada para la emisión del informe ambiental estratégico. Para ello, se han remitido consultas a las administraciones públicas afectadas y a las personas interesadas del expediente, según afirmó Gil Jódar, quien señaló que se está a la espera del informe solicitado a la Confederación Hidrográfica del Segura.

En la zona está previsto la apertura de dos calles y la construcción de un parque infantil

El plan urbano deberá ser modificado para calificar la parcela que se destinará a la construcción del solar como sistema local de equipamientos, pero antes deberá reordenarse toda la zona, lo que incluye también un espacio situado entre las calles Eulogio Periago, Juan Mínguez y Beato Fray Pedro Nolasco Soler. «Esta intervención municipal supone el proyecto más ambicioso de ordenación urbana que se haya desarrollado en la zona, y va a traducirse en la liberación de un espacio clave para mejorar el Barrio tanto estética como dotacionalmente», dijo el alcalde.

La reordenación permitirá además modificar la altura máxima permitida a los propietarios, que se amplía a seis plantas más ático y sobreático en las tres manzanas de la UA.23, con el objetivo de distribuir la edificabilidad prevista. El desarrollo urbanístico de estos terrenos, explicó Gil Jódar, estaba paralizado desde hace casi diez años por problemas entre los diferentes propietarios. «Lo que hacemos desde el Ayuntamiento es tomar la iniciativa, ordenar la superficie y ofrecer al barrio de San Cristóbal un nuevo impulso», concluyó.

Temas

Lorca