Las obras de la alta velocidad obligan a expropiar 362 fincas en Lorca

Pancarta a favor de los pasos soterrados en Tercia, donde se sitúa parte del terreno que será expropiado. / P. ALONSO / AGM
Pancarta a favor de los pasos soterrados en Tercia, donde se sitúa parte del terreno que será expropiado. / P. ALONSO / AGM

La plataforma Villaespesa Soterrada critica que el proceso se inicie sin tener en cuenta sus alegaciones

INMA RUIZ LORCA

Los propietarios de 362 fincas de Lorca serán expropiados para la construcción de la plataforma del tren de alta velocidad (AVE). La Secretaría General de Infraestructuras del Ministerio de Fomento ha abierto un plazo de 15 días hábiles para que los titulares de los bienes afectados puedan formular sus alegaciones. También se ha resuelto convocar a los titulares de las fincas al levantamiento de las actas previas mediante citación individual.

La noticia del inicio de los trámites de expropiación ha sorprendido a los vecinos de la pedanía de Tercia, donde se concentra gran parte de las propiedades afectadas. La plataforma Villaespesa Soterrada, que pide modificar parte del proyecto en esa diputación para sustituir cinco puentes por pasos subterráneos, esperaba tener noticias del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) sobre su propuesta antes de ejecutar las expropiaciones.

Lo dijo ayer a 'La Verdad' Patricio Gómez, portavoz de la plataforma vecinal, que se mostró «preocupado» y recordó que, el 12 de febrero, Adif se comprometió con ellos a estudiar la supresión de los puentes proyectados en Tercia y a constituir en el mes de abril una comisión de trabajo para valorar las soluciones alternativas. Los miembros de la plataforma se reunieron anoche para estudiar nuevas medidas de presión.

El secretario de Estado de Infraestructuras, Pedro Saura, puso ayer de relieve, durante un acto de la campaña electoral en Lorca, que el Gobierno ha licitado en 10 meses obras del AVE por 700 millones de euros en el tramo Murcia-Lorca, una cifra «imbatible frente a los cero euros del PP» en licitaciones para el proyecto. Aseguró que el Ejecutivo central estudia las alegaciones presentadas y se comprometió a «maximizar» el soterramiento en el casco urbano.

Por su parte, el alcalde, Fulgencio Gil, dijo que esos 700 millones de euros habían sido presupuestados por el anterior Gobierno del PP y calificó de «desfachatez» las declaraciones de Saura, al que acusó de «faltar el respeto a los lorquinos y a su Ayuntamiento». Criticó que el candidato socialista visitara Lorca «a cuatro días de las elecciones prometiendo a la desesperada para tratar de colgarse méritos y medallas ajenas». Añadió que Saura tenía que haberse reunido hace tiempo con los damnificados de Tercia.