Una nueva rotonda en Lorca desata las quejas de los vecinos

Un camión maniobra para hacer la rotonda que se ha construido en la antigua carretera de Águilas. / jaime insa / agm
Un camión maniobra para hacer la rotonda que se ha construido en la antigua carretera de Águilas. / jaime insa / agm

Los vecinos critican que la glorieta, construida para facilitar el acceso a un colegio privado, complica el paso de camiones y autocares

INMA RUIZLORCA.

La nueva rotonda de la antigua carretera de Águilas RM-621, habilitada para facilitar el acceso a un colegio privado, está ocasionando problemas para el tráfico de vehículos pesados que ven mermada su capacidad de giro en la glorieta. Algunos de ellos invaden las aceras y ocupan el carril contrario en sus maniobras para poder rodear la isleta. Es lo que ha denunciado la Asociación de Vecinos de Campillo que ha dirigido un escrito al Ayuntamiento solicitando su eliminación «por innecesaria y carente de lógica».

Los vecinos consideran que con la nueva glorieta se ha solucionado el acceso al nuevo colegio privado Valle del Guadalentín pero en detrimento de la vía principal, porque se ha «enmarañado» el tráfico. Aseguran que con su construcción «se ha creado un problema donde no lo había», dijo a 'La Verdad' el presidente de la asociación, Joaquín Giner.

Según aseguró, la RM-621 soporta un tráfico intenso, es una zona muy poblada y con gran número de granjas y almacenes agrícolas y ganaderos en los alrededores, por lo que el tránsito de camiones es continuo. «No pasa un camión grande por la microglorieta, advirtió Giner, que dijo que la isleta supone «un riesgo para los viandantes y un peligro de colisión con otros vehículos».

Los vecinos advierten de que estos problemas se verán agravados cuando comience el curso escolar y el tránsito se intensifique cerca del colegio en las horas punta en la antigua carretera de Águilas.

Giner aclaró que los afectados entienden que las glorietas deben ser una herramienta útil para regular el tráfico en intersecciones pero también consideran que deben adecuarse en su diseño y tamaño a la intensidad de la circulación, las características de la vía y el flujo de vehículos que circulan por ellas. Nada de esto se ha tenido en cuenta en el caso de la rotonda de Campillo, lamentó Giner.

El concejal de Urbanismo, José Luis Ruiz Guillén, aseguró que la glorieta ha sido construida por los propietarios del colegio y que los arquitectos responsables de la obra estudiarán mejoras para aumentar la seguridad en el tráfico en ese punto. Según Ruiz, esas mejoras deberán ser consensuadas con la Policía Local.

Posibles mejoras

Las posibles soluciones pasan por desplazar la rotonda unos metros, colocar resaltos para provocar la disminución de la velocidad de los vehículos en las inmediaciones o la colocación de semáforos para regular el tráfico como «última opción».

El edil dijo que el Ayuntamiento no es ajeno al problema generado y a la inquietud vecinal.

Temas

Lorca