«Medidas quirúrgicas» para acabar con el abandono del casco histórico

EFE

Lorca. El alcalde, Fulgencio Gil Jódar, anunció que adoptará «medidas quirúrgicas» para corregir la situación de abandono y peligrosidad de viviendas deshabitadas y solares que salpican el casco histórico y en las que, en algunos casos, viven okupas.

El regidor anunció sus planes al hilo del incendio en una de estas viviendas, habitada por okupas, que en la noche del pasado martes se saldó con dos intoxicados por humo y el colapso de parte del edificio, que estaba repleto de basura. El Consistorio inspeccionó este jueves el inmueble y ordenó su precinto, al tiempo que hizo públicas las requisitorias y apremios para corregir la situación que había remitido de forma reiterada a sus propietarios, incluso con avisos publicados el pasado septiembre en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Esas «medidas quirúrgicas» llevarán al Ayuntamiento a «redoblar el esfuerzo presupuestario», ya que obligarán al Consistorio a intensificar las «intervenciones de oficio» en este tipo de inmuebles en estado de abandono. Para ello, deberá asumir inicialmente el coste de las intervenciones aunque luego se repercuta a la propiedad.

Reunión de los técnicos

Gil ha convocado una reunión con los servicios técnicos y jurídicos de distintas concejalías la próxima semana para estudiar la situación y explorar la posibilidad de elaborar una nueva ordenanza y «remover obstáculos administrativos» para que el Consistorio pueda «tomar la iniciativa».

El alcalde reconoció que «no es fácil» la intervención pública, al tratarse de propiedades privadas, pero reiteró que aumentará el nivel de exigencia a los dueños de los inmuebles para que cumplan sus obligaciones.

Detrás del abandono de los edificios hay, en muchos casos, «situaciones de insolvencia» y propietarios en paradero desconocido. En otros casos, los inmuebles son multipropiedades o están en manos de bancos o empresas.

Gil Jódar argumentó que «no puede haber viviendas en ningún punto de Lorca en esas condiciones» y, en la comisión que se creará la próxima semana, pedirá que el Ayuntamiento «cambie el paso» en esta cuestión y que «redoble esfuerzos» para evitar el declive total del casco histórico y situaciones de riesgo o inseguridad a los ciudadanos. Entre esos riesgos están una treintena de viviendas dañadas tras los terremotos que precisan inspecciones con cierta periodicidad para evitar que caigan fragmentos a la vía pública.

Temas

Lorca
 

Fotos

Vídeos