La mayoría de los edificios públicos de Lorca aún presentan barreras arquitectónicas

Escaleras para llegar a los juzgados de la plaza del Caño. / P. A. / AGM
Escaleras para llegar a los juzgados de la plaza del Caño. / P. A. / AGM

El Ayuntamiento cuenta con rampas imposibles y los juzgados, con 78 escalones; algunas tomas de declaración se han tenido que hacer en mitad de la plaza de España

Pilar Wals
PILAR WALS

La accesibilidad es todavía una asignatura pendiente. Lorca ha avanzado mucho en este aspecto, pero aún está lejos de ser un modelo de movilidad para sus habitantes. Muchos de los edificios públicos siguen siendo inaccesibles para los que se mueven en silla de ruedas, pero también para los mayores o los padres que empujan el carrito de sus bebés. Las obras de remodelación urbana tras el terremoto de mayo de 2011 han logrado que muchas zonas que eran inaccesibles ahora sean transitables para todos, pero aún queda un largo trabajo para resolver este problema, sobre todo, en el casco antiguo de la ciudad.

Allí es donde están la mayor parte de los edificios catalogados que plantean muchos inconvenientes a la hora de hacerlos accesibles. Los juzgados de la plaza del Caño son un ejemplo claro. Cuentan con 78 escalones y ninguna posibilidad de salvarlos de otra manera que no sea subirlos uno a uno. Esto ha llevado a que se hayan celebrado tomas de declaración en medio de la plaza de España cuando se trata de una persona en silla de ruedas o de cierta edad. Pero incluso para inscribir a alguien en el Registro Civil es necesario subir tres empinados peldaños.

A pocos metros se encuentra la colegial de San Patricio. Las recientes obras de rehabilitación tras los daños del terremoto no han conseguido hacerla accesible. Para llegar por la puerta del carrerón hay un primer tramo de tres escalones. Un segundo, de dos, y varios más hasta el acceso al templo. Allí, hay dos más.

No es más fácil por la puerta de Abad de los Arcos con cinco escalones. En la entrada principal hay 13 y desde el atrio que está a ras de suelo aún queda subir el escalón de la puerta. No hay rampas para resolver estos inconvenientes, como se puso de manifiesto durante las jornadas de puertas abiertas tras las finalización de las obras. Algunas personas con sillas de ruedas tuvieron que ser ayudados para acceder hasta el interior del templo. Por supuesto, entrar a la cripta es imposible, por su gran escalera.

El Ayuntamiento también continúa suspendiendo en cuanto a accesibilidad. La entrada por la calle Selgas tiene una rampa tan pronunciada que es difícil hasta el acceso para personas sin ningún tipo de minusvalía motora. Las dos puertas situadas en plaza de España tienen escalones, aunque en una de ellas se coloca una rampa cada vez que se precisa. A partir de ahí, hay que hacer uso de una silla salvaescaleras que no siempre funciona, como fue el caso de una boda reciente. A pesar de ello, hay espacios a los que no se puede acceder, como la sala de comisiones. Trece escalones lo impiden.

Muy cerca está el Colegio de Abogados. Esta al mismo nivel de la calle, aunque cuenta con un riel de su puerta corredera de varios centímetros. La Cámara de Comercio es accesible a excepción de un pequeño escalón de apenas unos centímetros. Y el Archivo Histórico Municipal presenta problemas con dos escalones, el portón y un tramo de cuatro escaleras más. Sin embargo, desde estas dependencias apuntan que existe la posibilidad de acceder a nivel de la calle por el muelle de carga. Eso sí, hay que avisar previamente.

Ascensor en todas las plantas

Accesible se ha convertido el antiguo palacio de Villaescusa tras las obras, según el concejal de Fomento e Infraestructuras, Ángel Ramón Meca Ruzafa, quien señaló que «todas sus barreras han sido suprimidas. El problema principal era que el ascensor no paraba en todas las plantas. Ahora, sí lo hace». El palacio de Guevara instaló una rampa para que el acceso hasta su patio fuera cómodo para todos, según el edil de Cultura, Agustín Llamas. De esta forma, la visita al belén municipal cada Navidad no presenta problema tampoco para los padres que acuden con pequeños en sus carritos.

La comisaría de Policía resolvió sus problemas de movilidad con el nuevo edificio. Y la iglesia de San Mateo hizo lo propio tras la rehabilitación a que fue sometida por los daños del terremoto. El Palacio de Congresos y Ferias también ha resuelto sus problemas de accesibilidad tras su reconstrucción. Y el Hospital Santa Rosa de Lima hará lo propio en breve, según la gerente del Área de Salud III de Lorca, Catalina Lorenzo Gabarrón. «Se van a suprimir las escaleras de la entrada principal. Habrá un acceso a nivel de calle». En estos momentos cuenta con un tramo de catorce escalones y un acceso trasero un tanto complicado.

Los museos de blancos y azules son accesibles y la iglesia del Carmen dispone ahora de una rampa para evitar sus seis escalones. El Ayuntamiento ha llevado a cabo un estudio de evaluación de las condiciones básicas de accesibilidad universal y no discriminación que pretende acabar con muchas de las barreras en edificios municipales. Y las nuevas obras, como la de la plaza de toros de Sutullena, también permitirán el acceso a todos sin discriminación.

 

Fotos

Vídeos