Mateos consultará a los partidos el futuro de los pisos de San Fernando

Bloques del barrio de San Fernando. / jaime insa / agm
Bloques del barrio de San Fernando. / jaime insa / agm

La Junta de Gobierno decidirá esta semana si los 59 pisos del barrio propiedad del Ayuntamiento se ponen a la venta o se alquilan

INMA RUIZLorca

Los plazos se echan encima y el alcalde, Diego José Mateos, tiene que decidir esta misma semana qué destino dará a las 59 viviendas del nuevo barrio de San Fernando, que son de propiedad municipal. Sobre la mesa, varias opciones, como la venta de los pisos, que están sin estrenar, el alquiler social o su catalogación como vivienda protegida. De una manera o de otra, las casas tienen que estar adjudicadas el próximo mes de noviembre, confirmó a 'La Verdad' la concejal de Fomento, Isabel Casalduero.

La intención del equipo de Gobierno (PSOE-Cs) es que la fórmula a adoptar cuente con el consenso de todos los grupos municipales. «Es una decisión importante, queremos analizar los pros y contras de las distintas opciones» y, por ello, la cuestión será sometida a consulta a lo largo de los próximos días con PP, IU-Verdes y Vox.

La intención es que en la Junta de Gobierno Local, que se celebrará el viernes se resuelva definitivamente la cuestión, para remitir los informes pertinentes a la Comunidad Autónoma y que se tramite la calificación de las viviendas. Si la decisión municipal no se alcanza esta semana, habrá que esperar a septiembre, por lo que los plazos podrían retrasarse, advirtió la edil.

«Es una decisión importante, hay que analizar pros y contras», dijo Casalduero

El pasado viernes, los concejales de Urbanismo y Fomento celebraron ya una reunión con los técnicos municipales para «desatascar trámites administrativos pendientes» relacionados con este asunto, precisó Casalduero.

El Ayuntamiento tuvo que asumir mediante expropiaciones la propiedad de los 59 pisos con el fin de garantizar que el proyecto de reconstrucción del barrio de San Fernando, que fue demolido por los daños de los terremotos de 2011, saliera adelante.

Muchos de 238 propietarios del barrio original abandonaron la reedificación por diversas razones y solo se han incorporado a los nuevos bloques de pisos 148 familias. La Comunidad Autónoma es propietaria de otros 18 pisos del complejo que, según la concejal, está previsto que se destinen a alquiler social.

Bajos sin dividir

El Consistorio es propietario, además, de los bajos comerciales de los siete bloques de viviendas, cuyo uso también está por decidir. Varias organizaciones no gubernamentales y asociaciones sociales del municipio han solicitado ya la cesión de estos espacios para el desarrollo de sus actividades.

Hasta que no se adjudique el paquete de viviendas, la vigilancia por parte del Ayuntamiento es diaria en el barrio de San Fernando. Todos los pisos que son de su propiedad están dotados de un sistema de alarma para evitar su okupación o que sean objeto de actos vandálicos.