En junio de 2019 entrará en funcionamiento el nuevo vaso de basura del vertedero

Ha costado 2,2 millones y sustituirá al actual que ha funcionado durante diez años y cuyo sellado tras su colmatación se producirá el próximo verano

Pilar Wals
PILAR WALSLorca

Las obras del nuevo vaso de gestión de residuos de Barranco Hondo culminarán este mes y situarán al municipio como «modelo de tratamiento y recuperación a nivel nacional», según afirmó ayer el alcalde, Fulgencio Gil Jódar, quien señaló que el actual estará en funcionamiento hasta el próximo verano cuando está previsto se produzca su sellado tras su colmatación.

Esta infraestructura ha estado vigente durante casi los diez últimos años. Fue precisamente cuando estaba muy próxima a agotarse cuando se tomó la decisión de proceder a la construcción del nuevo vaso, reconoció Gil Jódar, que apuntó que «tendrá una vida útil de 40 años, será un 55% más eficiente e incrementará su capacidad en un 254%», ya que el actual -casi al límite- cuenta con una capacidad de almacenamiento de 562.000 toneladas, frente a los 2,8 millones de metros cúbicos que presentará la nueva infraestructura.

El nuevo vaso ha costado 2,2 millones de euros, aunque supondrá -según Gil Jódar- un ahorro de 5,8 millones de euros al Consistorio. «Se trata de una inversión de carácter estratégico, ya que su construcción evitará el traslado de residuos fuera del municipio para ser tratados».

Ahorrará 5,8 millones, «al no tener que trasladar residuos fuera del municipio»

Las actuaciones en el Centro de Gestión de Residuos de Barranco Hondo tienen un presupuesto de 4,3 millones de euros. En ese montante no solo se incluye el sellado de la segunda celda y la construcción de accesos y cunetas, sino también una balsa para la recogida de pluviales, la renovación del alumbrado y la construcción de un edificio administrativo con aula de educación ambiental y formación.

Junto al alcalde supervisó las obras el edil de Limusa, Juan Francisco Martínez, que señaló que gracias a este proyecto se va a solucionar un problema medioambiental de tratamiento y valoración de los residuos que se generan en los ámbitos familiares e industriales, «dotando al municipio de una superficie en la que almacenar los residuos generados por la población a todos los niveles, además de asegurar la recuperación del material valorizable para su reciclado».

 

Fotos

Vídeos