Los hosteleros de Lorca buscan alternativas ante el cierre masivo de agosto

Juan Manuel Martínez, dueño del restaurante El Sibarita, sirviendo una caña. / jaime insa / AGM
Juan Manuel Martínez, dueño del restaurante El Sibarita, sirviendo una caña. / jaime insa / AGM

La patronal sugiere apostar por «una programación más cultural» para atraer a los turistas

CARMEN M. HERNÁNDEZLORCA

La patronal de hostelería busca soluciones ante el cierre masivo de negocios en el verano. Sobre todo, este cierre se produce a mitad del mes de agosto, cuando muchos establecimientos bajan la persiana ante la huida de lorquinos a la localidad costera de Águilas. Ante la falta de clientes y la baja actividad en la ciudad, muchos optan por parar y evitar así pérdidas económicas.

Calles vacías, calor, negocios cerrados; esta tradicional estampa es de sobra conocida por el presidente de Hostelor, Jesús Abellaneda. «Es obvio que tenemos Águilas a escasos 30 kilómetros, un paraíso donde la climatología acompaña y al que tradicionalmente todo lorquino acude en verano, ya sea por tener una segunda vivienda o porque algún familiar los invita. Es inevitable que Lorca se traslade a Águilas», reflexiona.

Al igual que harán otros muchos negocios, Juan Manuel Martínez, dueño del restaurante El Sibarita, ubicado en la calle Corredera Este, echará el cierre la semana que viene para dar descanso al personal, aprovechando la baja clientela. Explica que el mes de julio se puede sobrellevar, pero que los problemas vienen sobre todo los fines de semana de agosto, porque mucha gente se va. No cree que la estampida tenga solución, a no ser «que pongan una playa artificial aquí», bromea. El dueño comprende a la clientela. «Es normal que la gente se vaya. ¿Qué haces aquí en Lorca? No hay nada que hacer, pasas calor y no hay oferta», subraya. Sin embargo, durante esta semana mantiene todavía abierto el negocio, como hizo en julio, porque por las mañanas aún hay clientela. A día de hoy, se conforma con no perder dinero en esta época del año.

De cara al próximo verano, Hostelor se plantea publicar una guía gastronómica que también incluya información de los principales monumentos

«Este mes nos cuesta mucho porque está ya casi todo cerrado alrededor, no hay ni un comercio al lado. Si tuviésemos peluquerías, tiendas de ropa o bancos abiertos en las cercanías, eso daría clientela, porque la gente hace sus recados y se sienta en el bar a tomarse algo», cuenta Juan Manuel. Para animar la calle Corredera y todo el centro de la ciudad en verano, plantea organizar actividades.

En Hostelor son conscientes del calvario que pasan los distintos negocios lorquinos cada vez que llega el temido mes de agosto. Para su presidente, Jesús Abellaneda, habría que apostar en verano por una programación más cultural. Propone más actuaciones musicales y eventos culturales para retener clientes y animar a que también se acerquen turistas durante esta época. En este sentido, Hostelor quiere desarrollar algunas actividades para el próximo verano. Entre ellas, la publicación de una revista gastronómica con información sobre locales que permanecen abiertos, de forma que los visitantes y vecinos sepan dónde pueden ir. Ir de negocio en negocio encontrando las persianas bajadas crea una mala imagen a la ciudad, destaca el presidente de Hostelor.

Esta revista incluirá además información monumental, patrimonial y turística de Lorca. El objetivo es que los negocios se sientan más respaldados y todos salgan ganando porque, al final, «el turismo tiene que ir de la mano de una mínima oferta gastronómica», subraya Jesús Abellaneda, presidente de Hostelor. Sin restauración, es posible que los turistas decidan no volver.