Las Hijas de la Caridad reciben 30.000 euros para sufragar proyectos de inserción social

El alcalde junto a las monjas, usuarias y formadoras. / j. i. / agm
El alcalde junto a las monjas, usuarias y formadoras. / j. i. / agm

I. RUIZLORCA.

El Ayuntamiento subvencionará con 30.000 euros a la orden religiosa Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl para el desarrollo de sus programas de apoyo social en los barrios altos donde trabajan con familias en riesgo de exclusión social. De esta manera se multiplica por seis la aportación municipal que venía recibiendo hasta ahora esta institución que ha cumplido 108 años desde su implantación en Lorca.

Con los menores y adolescentes, de tres a dieciséis años, las religiosas realizan el proyecto 'Alternativa a la calle' (Alca), en el que participan un centenar de usuarios. «Muchos no saben ni hablar castellano cuando llegan aquí», señaló la directora del centro San José de Calasanz, Sor Teresa Arranz. En horario extraescolar los niños realizan actividades formativas, culturales, deportivas y lúdicas. También se lleva a cabo una escuela de padres y jornadas de convivencia. En el proyecto 'Renacer' ofrecen actividades formativas y de adquisición de habilidades sociales a mujeres jóvenes y madres adolescentes para su inserción en el mundo laboral. El alcalde, Fulgencio Gil, que ayer visitó las instalaciones de San José de Calasanz, destacó el «gran trabajo» que realizan las monjas por ayudar a quienes más lo necesitan.

Temas

Lorca