Casi 300 familias regresarán a sus casas tras la reconstrucción de los tres últimos 'gigantes'

El edificio Avenida de Portugal está en fase de acabados, Los Almendros sigue avanzando y en el barrio de San Fernando sus vecinos miden las cocinas

Pilar Wals
PILAR WALSLorca

El edificio Avenida de Portugal se levanta imponente en las cercanías del Óvalo. Exteriormente está prácticamente terminado y ahora se trabaja en la fase de acabados en su interior. Se cree que al paso de unos meses las ocho familias que vivían en él podrán volver a sus hogares, tras su reconstrucción. Lo harán casi ocho años después de los terremotos, que ocasionaron daños tan graves en el edificio que tuvo que ser demolido. Pero el proceso hasta propiciar su reconstrucción no estuvo exento de polémica. Sus propietarios vivieron un auténtico calvario hasta conseguir la declaración de ruina y su posterior derrumbe.

Tuvieron que pasar seis años desde los seísmos para lograr su propósito. Este fue el último 'gigante' en caer como consecuencia del terremoto. Lo hizo en abril de 2017. Veinte meses después está en la recta final de los trabajos. Ahora es un edificio moderno con la última tecnología aplicada no solo a la construcción, sino también en cuanto a equipamientos. Cuenta con cinco plantas sobre rasante y dos locales comerciales, y se le incorporará un sótano. Como el resto de construcciones realizadas tras los terremotos, se han incluido los criterios técnicos actualizados en materia de seguridad, afirmó la concejal de Urbanismo, Saturnina Martínez Pérez.

Poco antes de demolerse el edificio Avenida Portugal también 'cayó' el de Los Almendros, frente al Campus Universitario de Lorca. Sus propietarios sufrieron un largo proceso hasta conseguir su demolición. Finalmente, lograron un acuerdo -tras un complicado proceso de litigio- con el Consorcio de Compensación de Seguros para proceder a su derribo. El nuevo edificio Los Almendros tendrá dos sótanos, bajo y cuatro plantas. El anterior no disponía de aparcamiento subterráneo. Sin embargo, la nueva construcción cuenta con hasta 40 plazas. 32 son las viviendas con que contará. Aún no hay fecha para la conclusión de las obras.

En Ramón y Cajal hay una construcción con puntales, pero no hay intención de recuperarla

El que se espera que sea el primero en recuperar a sus inquilinos es el barrio de San Fernando. La última vez que se reunió a los vecinos a los pies de sus viviendas se les anunció que en las siguientes semanas podrían tener acceso a sus hogares. Con ello, se pretendía adelantar el proceso de amueblamiento, para que en el momento en que se les entregase las llaves pudieran regresar lo antes posible a sus viviendas.

En esas fechas se apuntó como posible momento para la vuelta a sus hogares la Navidad. La finalización de estos tres proyectos permitirá la vuelta a sus hogares de 272 familias. Solo resta un edificio en la Travesía de Ramón y Cajal todavía con puntales, pero «no hay iniciativa para reconstruir», concluyó Martínez.

 

Fotos

Vídeos