La deuda de los morosos con el Consistorio se reduce en 17,6 millones en cuatro años

La mayoría son empresas que no abonan el IAE o la licencia de obras; los inspectores detectan un fraude en los vados

Pilar Wals
PILAR WALSLorca

Las deudas históricas con las arcas municipales, algunas incluso se arrastraban desde los años 90, sumaban más de 30 millones de euros. En cuatro años, desde que se puso en marcha la Agencia Tributaria Local (ATL), se han logrado recuperar 17,6 millones de euros. La mayoría, «impuestos municipales impagados por parte de contribuyentes, casi todos empresas, con solvencia contrastada», según afirmó ayer el concejal de Economía y Hacienda, Juan Francisco Martínez Carrasco.

Esa «deuda de dudoso cobro», como la calificó el edil, atendía en su mayoría a empresas que intentaban eludir el abono de impuestos como el de actividades económica, el de instalaciones y obras y falsos vados para vehículos. «Los morosos son empresas en su mayoría que evitaban llevar a cabo el pago de sus impuestos. Había pagos muy atrasados, de los años 90, que se están poniendo al día gracias a las actuaciones de la Agencia Tributaria Local». El edil recordó que dicho departamento se creó con el firme propósito de «proteger los derechos de los contribuyentes y perseguir el fraude fiscal».

Este año, este servicio municipal ha logrado recuperar 2,2 millones de euros, lo que supone 300.000 euros más que durante el mismo periodo del pasado año. «El ejercicio pasado se cerró con el cobro de 4,2 millones de euros de impuestos impagados», argumentó el edil de Economía y Hacienda. La Agencia Tributaria Local ha logrado reducir el índice de morosidad un 30%.

Otra condena judicial obliga a abonar 144.000 euros por una expropiación indebida

El edil aseguró que el equipo de gobierno se está encontrando con situaciones un tanto peculiares como la de placas de vados que no han sido abonadas. «Son falsos vados para vehículos que un día se solicitaron y se pagaron y que a partir de esa fecha la placa ha continuado colocada a las puertas de los garajes pero sin que se abone ese impuesto, por lo que no están reconocidos por la Administración».

Alabó la labor de los técnicos que realizan las inspecciones de ese tipo de picarescas, a la vez que indicó que las personas en situación de vulnerabilidad que acumulan recibos son atendidas para intentar llegar con ellos a un acuerdo para poder zanjar su deuda. «Se establecen plazos acordes a sus necesidades, pero nadie se queda privado de un servicio por acumular recibos impagados. Se atiende cada caso para adaptarnos a cada circunstancia», concluyó.

Por otra parte, el concejal informó de otra condena judicial contra el Consistorio que obliga a pagar 144.000 euros por expropiaciones indebidas realizadas en 2003 para la obtención de inmuebles en el antiguo convento de La Merced.

Temas

Lorca

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos