Un colegio donde solo hablan español tres de los nuevos alumnos solicita atención preferente

Adela Martínez-Cachá dibujando, ayer, con los alumnos de un aula del colegio San Cristóbal, ante la mirada de una profesora. / P. ALONSO / AGM
Adela Martínez-Cachá dibujando, ayer, con los alumnos de un aula del colegio San Cristóbal, ante la mirada de una profesora. / P. ALONSO / AGM

El resto de los escolares se expresan en árabe; la Consejería estudia destinar más docentes y medios materiales

Pilar Wals
PILAR WALSLorca

El curso comenzó ayer para casi 10.000 escolares lorquinos. Han sido los últimos de la Región, junto a los de Calasparra y Pliego, en incorporarse a las aulas. Ayer, la consejera de Educación, Juventud y Deportes, Adela Martínez-Cachá, visitó el colegio San Cristóbal, donde este año solo los maestros y tres nuevos alumnos de Infantil y Primaria hablan en español. El resto de estudiantes se expresan en árabe dialectal marroquí.

La directora del centro, Antonia Pérez, señala que esta es la principal singularidad de su colegio, que se sitúa en la periferia urbana, con la mayoría de alumnado de padres extranjeros y al que los niños se incorporan «hablando solo su lengua materna». La responsable del centro solicitó a la consejera de Educación más personal docente y un mayor porcentaje de alumnos con el español como lengua materna, ya que solo tres niños, de etnia gitana, hablan español, según relató.

Esta situación obliga al profesorado a «necesitar más tiempo y más esfuerzo» que el resto de los docentes murcianos, porque a sus alumnos «hay que enseñarles a hablar español», una dificultad que también afecta al profesorado en su relación con los padres. Desde hace dos años el centro colabora con la Fundación Cepaim para enseñar a hablar español a madres de alumnos, unas 15 por curso, que cuando tienen nociones básicas pueden servir de intérpretes ante otros padres.

Padres de alumnos del Pilar Soubrier protestan por la falta de personal

Martínez-Cachá dijo que tenía un interés especial por conocer el colegio del barrio de San Cristóbal y que el centro se encuentra pendiente de incorporarse a la red regional de centros de atención preferente, una decisión que se conocerá este mismo mes. «Este centro tiene necesidades específicas de los alumnos que asisten diariamente, por lo que requiere formar parte de esa red regional que recibe un mimo y un cuidado especial, porque tienen unas necesidades entre las que están contar con apoyo. Los alumnos tienen dificultades a la hora de comunicarse con otros niños y con los propios docentes del centro».

La consejera también señaló que la incorporación le permitiría «materiales y recursos humanos y la incorporación de interinos, y todo consensuado con los equipos directivos de cada centro. Es la mejor manera de atenderles bien, darles lo que ellos pidan expresamente».

Primer día de clase

El curso comenzó ayer con polémica en el colegio de educación especial Pilar Soubrier. Un grupo de padres se concentraron a las puertas del centro por la falta de personal para atender a sus hijos. El presidente del Ampa, Carlos López, leyó un manifiesto para denunciar que las instalaciones no cuentan con el personal necesario para su buen funcionamiento. Dijo que hay 20 plazas laborales sin cubrir y que muchos padres ayer no llevaron a sus hijos por este motivo.

La consejera se refirió a este asunto. Argumentó que «es un centro específico, que además es residencia. En cuanto termine esta visita en este colegio acudiré al Pilar Soubrier y me sentaré con el equipo directivo y con la asociación de madres y padres. Les voy a informar de que hay bajas del personal docente y no docente que se han comunicado en la primera semana de septiembre».

Esas plazas, añadió, se «adjudicaron -en el caso del personal docente- el viernes, por lo que se van a comenzar a incorporar a partir de mañana [por hoy]. Y el no docente, que depende de Hacienda, se está adjudicando hoy [por ayer], por lo que se cubrirán de forma inmediata», concluyó Martínez-Cachá.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos