Cinco viviendas se agrietan en Santa María por la rotura de una tubería de agua potable

Una vecina muestra los daños en su vivienda. / p. alonso / agm
Una vecina muestra los daños en su vivienda. / p. alonso / agm

I. RUIZ LORCA.

Vecinos del barrio de Santa María reclamaron ayer la reparación de sus casas, después de que la rotura de una tubería de agua potable hace cinco meses haya provocado humedades, grietas y hundimientos en el interior de las viviendas. «Están abiertas como una granada», dijo Carmen Ortiz, una de las residentes afectadas, sobre el estado de las cinco casas dañadas, ubicadas en la calle Pedro Montiel. Aguas de Lorca y el Ayuntamiento «se pasan la pelota» aseguró esta propietaria, que lamentó que «nadie hace nada» mientras el estado de sus hogares se agrava. Según los vecinos, la compañía aseguradora de Aguas de Lorca se exime de responsabilidad porque argumenta que el callejón donde se produjo la rotura de la tubería es de propiedad privada, aunque los afectados lo niegan.

La concejal socialista Marisol Sánchez pidió al Ayuntamiento «que deje de marear a los vecinos y solucione de inmediato el asunto, que los mantiene en vilo». Su partido llevó el caso al Pleno municipal de febrero sin que se haya avanzado en la solución al problema.

Reclamación patrimonial

El concejal de Patrimonio, Francisco García, aconsejó a los damnificados que «formulen cuanto antes la necesaria reclamación patrimonial, que determinará si hay o no responsabilidad y, en su caso, el alcance de la misma».

Los vecinos lamentaron la espera y ayer mostraron sus viviendas agrietadas y con puntales como consecuencia de la rotura de los conductos del agua potable de su calle, que tardaron un mes en ser reparados.