Se busca habitación en pleno centro

Unos clientes son atendidos en la recepción del Hotel Jardines de Lorca, ubicado en la zona de las alamedas. / JAIME INSA / AGM
Unos clientes son atendidos en la recepción del Hotel Jardines de Lorca, ubicado en la zona de las alamedas. / JAIME INSA / AGM

El alto coste y las trabas urbanísticas frenan las iniciativas privadas, que no ven rentabilidad en la apertura de nuevos establecimientos. La ciudad necesita incrementar su oferta de alojamientos de cuatro estrellas

INMA RUIZ Lorca

«Hace falta un nuevo hotel en la ciudad de cuatro estrellas. La oferta actual [397 plazas, según el Centro Regional de Estadística] se queda corta». El concejal responsable de Turismo, Francisco Montiel, es categórico y apuesta por el centro histórico como enclave ideal, pero no terminan de cuajar ninguna de las iniciativas privadas que llevan años anunciándose.

El Ayuntamiento está ejerciendo de intermediario entre empresas del sector hostelero y particulares, dueños de solares y casas en ruina en la zona monumental. «Facilitamos todo lo que sea necesario, estamos en ello y esperamos que se concrete algo pronto», afirma Montiel a 'La Verdad'.

Ya en 2015 el Consistorio anunció que una red hotelera buscaba la cercanía de la plaza de España para construir un hotel con encanto, un proyecto que no salió adelante. Otra iniciativa más reciente, de un empresario lorquino, también se complicó. En este caso, en las inmediaciones del Mercado del Sol, en la calle Pío XII, en una casona familiar en desuso. Las exigencias urbanísticas, el alto coste de reconstruir el edificio y la falta de ayudas le hicieron desistir, al menos temporalmente, de su intención de dar vida al viejo inmueble. «Las cuentas no salen», comenta a 'La Verdad' este empresario, que prefiere no revelar su nombre. La inversión alcanzaría los 600.000 euros para abrir un hotel de 14 habitaciones.

El sector se queja de la falta de ayudas públicas que contribuyan al desarrollo turístico

Esa falta de ayudas públicas parece ser la clave del problema. Lo advierte Joaquín Piernas, expresidente de la patronal del sector Hostelor y propietario, junto a su familia, de dos de los hoteles de cuatro estrellas que hay en la zona periurbana de la ciudad.

«Llevamos mucho tiempo barajando esta posibilidad pero no terminamos de decidirnos», reconoce. «Un hotel con encanto, en el centro, podría venir muy bien para el desarrollo turístico». Hacen falta promociones de este tipo, «que el casco histórico también se mueva, porque creo que si hubiera más oferta habría más demanda». Pero «es complicado encontrar el sitio adecuado, es demasiado caro y las trabas urbanísticas que encontramos nos impiden hasta el momento invertir». Piernas reclama más apoyo del Ayuntamiento para que por fin se materialice un proyecto hotelero rentable.

La apertura del palacio de congresos hará que se multipliquen las pernoctaciones

De la misma opinión es el sector de las agencias de viaje. Para Viajes Mercurio, la falta de hoteles en fiestas señaladas es palpable. Los clientes tienen que buscar otras localidades cercanas para alojarse, como Águilas, Mazarrón y Murcia. El ejemplo más claro es Semana Santa, porque ya en febrero las plazas disponibles están reservadas. En Navidad y en meses como septiembre, cuando se celebra la Feria de Artesanía de la Región de Murcia (Feramur), y noviembre, cuando tiene lugar la Semana Nacional de Ganado Porcino (Sepor), el lleno también está asegurado, así como durante el desarrollo de determinados acontecimientos deportivos a lo largo del año.

Cierre de algunos históricos

La revitalización que está experimentando la ciudad tras la reconstrucción después de los terremotos, «hace necesario que se deban atender esas nuevas necesidades, y el centro de la ciudad sería el mejor lugar para cubrir esa carencia», confirma un portavoz de esta agencia, que añade que «muchos de los visitantes ya no vienen solo a pasar el día». Familias, gente joven que acude a conciertos y festivales y personas mayores serían los perfiles de algunos de los potenciales clientes «que elegirían Lorca como lugar donde alojarse y hacer excursiones por los alrededores». Un hotel, de estética cuidada y pocas plazas, sería el reclamo necesario, confirma. Desde que el Parador Nacional de Turismo abriera sus puertas en el recinto del castillo en 2012 con 75 habitaciones y 150 plazas, no hay ninguna apertura hotelera, pero sí echaron el cierre, a principios de 2016, dos de los establecimientos más antiguos del municipio y los más céntricos, que sumaban 61 habitaciones y 98 plazas: el hotel Alameda, de tres estrellas, que contaba con balcones con vistas a la carrera principal de Semana Santa, y el hostal Rincón de los Valientes, en la calle Nogalte, frente a la iglesia del Carmen.

La próxima apertura del palacio de exposiciones y congresos de Santa Quiteria en septiembre, con capacidad para acoger a 13.000 personas de forma simultánea en ferias y congresos de hasta 1.200 participantes, contribuirá a aumentar la demanda de plazas hoteleras en el municipio, teniendo en cuenta que la previsión del Ayuntamiento es completar un calendario con ferias todos los meses.

Otro elemento que, a medio plazo, sumará visitantes de turismo o de negocios, será la llegada del AVE que tendrá estación soterrada en pleno centro de la ciudad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos