Las bordadoras de Lorca podrán acreditar su cualificación profesional antes del verano

Bordadoras lorquinas durante su reunión con la consejera de Educación, ayer. / p. alonso / agm
Bordadoras lorquinas durante su reunión con la consejera de Educación, ayer. / p. alonso / agm

I. R.

El reconocimiento de la cualificación profesional de las bordadoras lorquinas está cada vez más cerca. La consejera de Educación, Adela Martínez-Cachá, anunció ayer que, si todo va según lo previsto, el Ministerio de Cultura otorgará la cualificación el próximo mes de junio. «La pelota está en el tejado del Ministerio. Confiamos en que el compromiso del director del Instituto Nacional de Cualificaciones (Incual) se cumpla», dijo a 'La Verdad' Martínez-Cachá, que ayer mantuvo una reunión en Lorca con la asociación de bordadoras lorquinas, que se constituyó a finales del año pasado.

A partir de ese momento será el Gobierno regional, mediante una convocatoria Prear (procedimiento de reconocimiento, evaluación, acreditación y registro) el que las faculte para ejercer su profesión de forma reglada. Podrán enseñar el oficio a través de cursos en el Servicio de Empleo y Formación (SEF) o «avanzar hacia una titulación de Formación Profesional para impartir clases», aseguró la consejera.

«Se abrirá un mundo nuevo ante ellas» porque actualmente están en un «limbo» profesional, ya que no existe su cualificación como tal ni pueden acreditar las horas laborales dedicadas al bordado. «Nadie hasta ahora les había ofrecido alternativas para que se reconociera su trabajo» como un oficio regulado. En el municipio, 25 mujeres se dedican al mundo de la aguja, vinculadas al bordado de Semana Santa.