El Ayuntamiento se compromete a mantener la bonificación del IBI

Los recibos se girarán con la rebaja prevista del 50% pese a que la medida no tiene respaldo estatal, a la espera de que cambie el Gobierno

INMA RUIZ

El fracaso parlamentario de los Presupuestos Generales del Estado no afectará a la bonificación del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). El alcalde, Fulgencio Gil, anunció ayer que el Ayuntamiento mantendrá la rebaja prevista del 50% para los propietarios de 44.000 inmuebles que se encuentran en la zona de afección de los terremotos. La medida supondrá para ellos un ahorro de 7,2 millones de euros, aunque la decisión del Ayuntamiento es unilateral y, por ahora, no tiene respaldo económico del Estado, que es quien debe aportar el dinero. El alcalde confía en un adelanto electoral en el país y en un cambio de gobierno para ejecutar la rebaja en el impuesto. «Vamos a girar los recibos el 1 de junio con la bonificación del 50%, esperando que salga de las urnas un gobierno que sea capaz de asumirla», añadió Gil, que consideró que se trata de un asunto «de justicia social».

Según el alcalde, «los afectados por los seísmos no tienen por qué pagar el penoso resultado de un gobierno que nos ha hecho perder el tiempo a todos. No se merecen que les quiten de esta forma la bonificación que les corresponde» y que estaba incluida en los Presupuestos de 2018, que aprobó el anterior Ejecutivo de Mariano Rajoy.

Para el PSOE, el anuncio del alcalde es solo «una cortina de humo para tapar el tremendo varapalo que supone para la economía de los lorquinos que el PP votara en contra de los presupuestos que incluían la bonificación del IBI». Lo dijo el viceportavoz del grupo municipal socialista, Isidro Abellán, quien remarcó que «de justicia social era haber votado a favor de las cuentas del Gobierno», que definió como «las más sociales de la historia».

Gil dice que es un caso «de justicia social» y mantiene su petición de un decreto ley

Los socialistas consideran la propuesta «chapucera y de resultado impredecible»

Según el PSOE, la propuesta del alcalde es «un parche y una solución chapucera, de resultado impredecible», mientras que Gil sigue apelando al Gobierno para aprobar 'in extremis' un real decreto que incluya la rebaja del impuesto para los contribuyentes lorquinos afectados por los terremotos de hace ocho años. «Ahora es tarde para eso», dijo Abellán, ya que si como es «previsible se disuelven las Cortes, la fórmula será inviable puesto que el real decreto no podría ser convalidado por el Congreso de los Diputados.

«¿Qué pasará con el 50% restante si se acaba el 2019 sin Presupuestos Generales del Estado nuevos?», es la pregunta que el concejal socialista dejó en el aire.

Temas

Lorca, Ibi