Una avería en el tren a Águilas obliga a desplazar a 71 viajeros en autobús

Usuarios esperan en la estación de Sutullena que se solucionen las averías del convoy de Renfe, el pasado sábado por la noche. / PP Lorca
Usuarios esperan en la estación de Sutullena que se solucionen las averías del convoy de Renfe, el pasado sábado por la noche. / PP Lorca

Una unidad de policía tuvo que trasladar a cuatro viajeros hasta la estación de Jaravía-Pulpí para no desviar el trayecto de los coches a la localidad costera

CARMEN M. HERNÁNDEZLorca

Un total de 71 personas no pudieron coger el tren de cercanías que hace el recorrido Murcia-Águilas el pasado sábado por la noche. Un problema debido al mal estado de uno de los vagones del convoy, en concreto, del aire acondicionado, obligó finalmente a trasladar a los viajeros en autobús. Una situación que el PP denunció como de «caos absoluto».

La situación se originó a la llegada del servicio ferroviario de las 10 la noche, que lo hizo en su horario previsto. Pero en uno de los vagones no funcionaba la refrigeración por lo que muchos de los viajeros que esperaban decidieron no subir. Además, el resto de los vagones iban completos, con personas de pie y no podían acoger a más, por lo que algunos usuarios no quisieron arriesgarse a realizar un viaje de una hora expuestos a las altas temperaturas registradas.

Como solución entonces se ofreció la posibilidad de que el último tren de las 11 de la noche pudiera llevarlos hasta su destino. Pero esto no fue posible y a las 12 de la noche muchos de los afectados aún esperaban en la estación de tren de Sutullena de Lorca. Y aunque, al final, el tren sí que salió a las 22.50 horas desde Lorca hasta las estación de Águilas, con más de media hora de retraso, lo hizo dejando a 71 personas en los andenes.

Al tratarse de un servicio con un recorrido con varias paradas, también afectó a algunos otros usuarios que aguardaban el convoy para llegar hasta Águilas, estación final del trayecto de este cercanías. En concreto, usuarios de Puerto Lumbreras, Almendricos, Pulpí y Jaravía se toparon con este retraso para poder llegar a la localidad costera y disfrutar de la noche, donde se celebraba el Carnaval de Verano.

Ante lo ocurrido, el concejal de Seguridad Ciudadana, José Luis Ruiz Guillen, se personó en la propia estación para conocer de primera mano el problema y realizar las gestiones necesarias para solucionarlo. En este sentido, el Ayuntamiento puso dos autobuses a disposición de los pasajeros afectados para permitir su llegada a Águilas. Además, una unidad de Policía llevó a cuatro viajeros que tenían como destino la estación de Jaravía-Pulpí para facilitar la llegada de todos los usuarios de la manera más rápida y eficaz.

El edil responsable señaló que «estamos en contacto con el delegado del Gobierno en la Región, Francisco Jiménez, para llevar a cabo todos los trámites que sean necesarios para poder acelerar el proceso de renovación y mantenimiento de una infraestructura vital para la comunicación de los lorquinos, así como de los ciudadanos de localidades vecinas y, por supuesto, de los turistas que durante estas semanas visitan nuestro litoral».

Problemas de Renfe

Los problemas con los vagones de Renfe no son nuevos. Los usuarios se quejan de retrasos, de la mala calidad de los vagones y de la mala conexión entre ciudades, entre otros. La empresa siempre ha asegurado ofrecer un buen servicio e intentar luchar por mejorarlo. Aun así, en un día normal suelen utilizar esta línea de cercanías casi 80 personas.

Sin embargo, en épocas festivas se superan las previsiones y pueden surgir algunos problemas. Desde Renfe afirman que, conocedores de los diferentes acontecimientos de la Región, refuerzan sus trenes cuando llegan fechas señaladas para ofrecer el mejor servicio a los usuarios. Este hecho es tan solo una alteración del servicio de refrigeración.