San Antonio, nuevo polo de atracción en Lorca para las empresas de servicios y restauración

La zona acumula inversiones privadas por dos millones de euros y consigue reunir a las tres franquicias de comida rápida más conocidas

INMA RUIZ LORCA

El barrio de San Antonio ha pasado en menos de cinco años de ser un punto olvidado del extrarradio a convertirse en una pujante zona de negocios en la que se acumulan carteles luminosos de importantes franquicias internacionales.

El alcalde, Fulgencio Gil, que ayer visitó la zona, aseguró que este extremo de la ciudad en dirección a Andalucía está viviendo un momento de «auge comercial».

Gil anunció la próxima apertura de dos grandes restaurantes de comida rápida con el sello de las multinacionales Burguer King y Kentucky Fried Chicken (KFC), situados a muy pocos metros de distancia entre sí y que ocuparán parcelas que suman casi 3.000 metros cuadrados en el eje San Antonio-Camino Viejo del Puerto. El Ayuntamiento ya ha concedido licencia de apertura para ambos, que han invertido en conjunto casi 700.000 euros para su apertura.

Hamburguesas y bricolaje

Convivirán en muy poco espacio con el líder de la comida rápida, McDonald's, que fue el primero en implantarse en el barrio. Lo hizo a la luz del enorme hipermercado que, tras los terremotos de 2011, abrió Mercadona en ese mismo entorno, al que siguieron otras grandes superficies de alimentación pertenecientes a cadenas internacionales como Aldi.

Gil señaló que en esta zona el Consistorio también ha tramitado licencias para la apertura de una franquicia de referencia del sector del bricolaje. Además, en octubre concedió licencia de obras a otra multinacional alemana, el Grupo Würth, para la apertura de un establecimiento en el polígono industrial de Los Peñones de maquinaria, ropa, ferretería y tornillería para profesionales de los sectores del transporte, el metal y la construcción.

Gil manifestó que San Antonio se ha convertido en «un área comercial de ocio y servicios perfectamente comunicada, que evoluciona hacia un modelo atractivo de expansión urbanística y dotacional» llamado a ser en el futuro un punto de asentamiento de nuevos inversores. A ello contribuirá, según dijo, el proyecto de regeneración integral del barrio y el soterramiento del nudo de tráfico de San Antonio, que ejecutará con un presupuesto de 4,7 millones de euros el Gobierno regional.

El alcalde también se refirió a que esta área urbana ha acentuado su mejora con el desmantelamiento de la subestación eléctrica que separaba los barrios de San Antonio y La Viña.

Temas

Lorca