El alcalde de Lorca afirma que los sabotajes de Calnegre «no son un hecho puntual»

Caseta de acceso a las playas de Calnegre totalmente destrozada por los actos vandálicos. /LV
Caseta de acceso a las playas de Calnegre totalmente destrozada por los actos vandálicos. / LV

El vandalismo se ha convertido en un «problema muy grave» que afecta tanto al casco urbano como a las diputaciones

Pilar Wals
PILAR WALSLorca

El municipio registra desde hace meses una oleada de sabotajes y actos vandálicos, según reconoció ayer el alcalde, Fulgencio Gil Jódar. Señaló que lo ocurrido durante el último fin de semana en el litoral lorquino «no es un hecho puntual, sino un capítulo más de lo que se ha convertido en un problema muy grave que afecta al casco urbano, a los barrios y a las distintas pedanías». Un grupo de vándalos destrozó toda la infraestructura prevista para recibir a los primeros bañistas en Calnegre. «Las casetas de madera las reventaron lanzando vehículos contra ellas, y con motosierras mecánicas cortaron los mástiles de las pérgolas donde los bañistas debían esperar a la sombra el autobús para llevarles a las calas».

El asunto ha sido denunciado ante la Guardia Civil. El Instituto Armado ha iniciado las investigaciones oportunas, declaró el alcalde, quien señaló que «espero que se proceda a la detención de estos vándalos. Es increíble que tengamos que convivir con determinados salvajes sin civilizar». Clavos en el camino, cristales de la caseta de expedición de tiques rotos... son otros de los daños que han sido denunciados. «Los vecinos del pueblo han oído incluso comentarios de que alguien va a quemar esas infraestructura». «No puede imperar la ley del salvaje Oeste», proclamó. No se trata, insistió, de un hecho aislado, ya que los ataques vandálicos se sucede desde hace meses en todo el municipio. Farolas destrozadas a pedradas, bancos pintados, asaltos a señales de tráfico y semáforos, destrozos en la ruta al Cejo de los Enamorados, en las áreas de esparcimiento del pantano de Puentes y del embalse de Valdeinfierno se han venido sucediendo en los últimos meses.

La inversión para reponer el mobiliario urbano y los daños que se producen en parques y jardines aumenta cada año. A ello, agregó el alcalde, se suman los robos que se producen de cableado. Para evitar estos hechos se han solicitado cámaras de vigilancia a la Delegación del Gobierno. Así se lo hizo llegar días pasados Gil Jódar a Diego Conesa, durante la visita que este último realizó a la ciudad para debatir sobre distintos asuntos.

Temas

Lorca, Playa

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos