Acordonan otro edificio histórico tras la caída de parte del tejado

Un viandante señala el lugar de donde han caído las tejas. / Jaime Insa / AGM
Un viandante señala el lugar de donde han caído las tejas. / Jaime Insa / AGM

El suceso se produjo, sin causar heridos, en la céntrica calle Corredera, donde hasta hace pocos días se concentraron miles de personas en la feria

INMA RUIZLORCA.

El casco antiguo suma otro edificio acordonado a la larga lista de viejas casas que en las últimas semanas sufrieron derrumbes y desprendimientos de tejados y cornisas. En esta ocasión, el suceso se produjo durante la madrugada de este miércoles en un inmueble situado en la esquina de las calles peatonales Corredera y Almirante Aguilar. Se da la circunstancia de que en el bajo del edificio histórico se encuentra una popular cafetería y de que la zona fue una de las de mayor concentración de público durante el fin de semana, con motivo de la feria de día, que hasta el domingo reunió a miles de personas. Afortunadamente, en el momento del incidente nadie transitaba por la calle, por lo que no hubo que lamentar heridos.

A primera hora de la mañana, bomberos del Consorcio de Extinción de Incendios realizaron una primera intervención de urgencia saneando el tejado y retirando las tejas que habían quedado sueltas, y que podían precipitarse sobre la vía pública.

El accidente se ha producido después de que técnicos municipales hubieran revisado exhaustivamente los edificios más vulnerables de la zona vieja de la ciudad para comprobar si habían sufrido daños tras las lluvias torrenciales de mediados de septiembre. La inestabilidad del tejado, unido a las fuertes rachas de viento registradas durante la madrugada, pudieron motivar el desprendimiento de las tejas, señaló el concejal de Urbanismo, José Luis Ruiz.

Al menos otras cuatro casas en mal estado han sido valladas en los últimos días

Al menos otros cuatro inmuebles están acordonados desde hace dos semanas por derrumbes o desprendimientos vinculados a la gota fría. Entre ellos, se encuentra la casa de Los Guevara, del siglo XVIII, en la calle Juan II. El edificio está abandonado desde hace años y su fachada principal está sujeta por un armazón de hierro tras los graves daños causados por los terremotos de 2011. También se mantiene el cordón policial que prohíbe el paso en dos casas de la calle Selgas. En la calle Martín Piñero, junto al Ayuntamiento, se hundió el tejado el pasado mes de julio y su perímetro aún sigue vallado.

A la larga lista de edificios en mal estado hay que sumar el derrumbe de otro inmueble deshabitado esta misma semana en la calle Alta, que alarmó a los vecinos por el fuerte estruendo que escucharon de madrugada. Ruiz aseguró que «vamos a seguir en la línea de inspección de todo el casco histórico y solares abandonados que iniciamos en julio, porque lo primordial es la seguridad». Añadió que «mandaremos requerimientos a los propietarios conforme vayamos detectando deficiencias en los edificios». Si los propietarios no se hacen cargo de las reparaciones necesarias en el tiempo establecido, será el Ayuntamiento el que deberá acometerlas de forma subsidiaria.

Temas

Lorca