«Una cabezada del conductor», principal hipótesis del trágico accidente en la autovía Lorca-Águilas

Los servicios de emergencias trabajan junto a la furgoneta siniestrada./
Los servicios de emergencias trabajan junto a la furgoneta siniestrada.

Cinco inmigrantes marroquíes muertos y otros tres heridos, al salirse de la calzada la furgoneta en la que se dirigían a trabajar a una explotación de apio

P. W.R. /R. F.

La furgoneta, una Opel Vivaro de color blanco, de once años de antigüedad, recorría la vía rápida RM-11 entre Lorca y Águilas, y debía llevar a sus ocho ocupantes hasta una extensa finca dedicada a la producción de apio, que gestiona el grupo G's España, donde se iban a ganar el jornal diario. Eran casi las siete y veinte de mañana y el sol naciente, que empezaba a recortarse sobre el horizonte, les daba de lleno en los rostros. En un momento dado, a la altura del kilómetro 12,200, en una recta con muy buena visibilidad, el vehículo se salió de la calzada por razones que todavía no han sido plenamente esclarecidas pero que apuntan "a una posible distracción del conductor o a una cabezada", según señaló el alcalde lorquino Francisco Jódar, y se precipitó desde lo alto de un puente por un desnivel de unos tres metros y medio.

La furgoneta giró en el aire e impactó con el techo contra un talud de piedras, causando la muerte prácticamente en el acto a cinco de los ocho ocupantes, todos ellos ciudadanos de origen marroquí. Entre las víctimas mortales se encuentra el conductor. Los tres supervivientes de la tragedia, el copiloto y los dos ocupantes de los asientos centrales, fueron trasladados inicialmente al cercano hospital Rafael Méndez de Lorca. Dos de ellos presentan lesiones de carácter «menos grave» -politraumatismos, uno, y heridas sin consideración, el otro-, y el tercero, en estado muy grave, fue trasladado posteriormente al hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia.

Los ocho trabajadores agrícolas habían sido contratados en apariencia por una empresa de trabajo temporal (ETT) de Torre Pacheco, Agriverdes del Mediterráneo, que también había alquilado la furgoneta para cubrir el traslado diario hasta la finca agraria de Águilas en la que prestaban sus servicios. Todos ellos residían en los barrios Los Dolores, Peral y Los Barreros del municipio de Cartagena.

El Teléfono de Emergencias 112 envió rápidamente al lugar a varias dotaciones de la Guardia Civil de Tráfico, bomberos, ambulancias medicalizadas y personal del Servicio de Emergencias Municipal de Lorca. También se personaron en el lugar el alcalde de Lorca, Francisco Jódar; el director general de Emergencias, Manuel Durán, y personal de la empresa de trabajo temporal de Torre Pacheco.

«Un accidente extraño»

También se personaron el director general de Emergencias, Manuel Durán, y el director general de Relaciones Laborales y Economía Social, Leopoldo Navarro. «Ha sido un accidente extraño, en un tramo recto y se ha salido justo en la zona en la que empezaba un quitamiedos que cubría un paso inferior de la autovía», insistió Durán.

Por lo tanto, la furgoneta ha caído un tramo de unos 100 metros del talud de la autovía y se ha precipitado «sobre el paso inferior, que es donde se ha producido la deformación de la furgoneta y, por lo tanto, el fallecimiento de las personas».

El vehículo, por tanto, ha circulado durante unos metros por un desnivel, según Durán, quien explica que «es complicado de entender cómo ha podido desplazarse durante todos esos metros con esa posición inclinada sin que hubiese volcado antes de llegar allí», pero lamentó que, en los accidentes, «si hay alguna posibilidad de que ocurra lo peor, casi siempre ocurre».

Durán señaló que, en principio, según los datos trasladados por los Bomberos, la furgoneta «parece que estaba habilitada para llevar ese número de personas» y «no se puede hacer mucho más en este caso». Insistió en que se trata de un tramo de autovía recto y, aunque hay sitios que se pueden considerar puntos negros por la dificultad en la circulación, este tramo en concreto «cuenta con una visibilidad absoluta y con prácticamente ninguna dificultad».

En este sentido, destacó que los servicios de emergencias «han hecho rápidamente su trabajo, los bomberos han procedido a sacar los cuerpos con la máxima rapidez y los servicios sanitarios y de emergencias municipales han estado desde el primer momento presentes».

Por lo tanto, remarcó que «se ha hecho todo lo que ha podido por los que han podido salir afortunadamente con vida, que se han salvado porque el habitáculo del vehículo en su zona «no se ha deformado».

Jódar lamentó un accidente «muy lamentable» y mostró su disposición a hacer todo lo que pueda por los heridos, y se ha puesto a disposición de las familias de los fallecidos.

No es la primera que se prduce una tragedia de estas características en Lorca, en la que se ven envueltos trabajadores inmigrantes en Lorca. En 2001, doce trabajadores ecuatorianos perdieron la vida en un accidente en un paso a nivel sin barreras.

 

Fotos

Vídeos