Manos que hacen filigranas de bolillo

Bolilleras afanadas en delicados trabajos durante el encuentro en la Plaza de España./
Bolilleras afanadas en delicados trabajos durante el encuentro en la Plaza de España.

Más de un centenar de aficionados acuden a un encuentro nacional de esta artesanía. La convivencia se celebró en la Plaza de España, donde se instalaron 'mercerías ambulantes' para adquirir el material para los bordados

I. R.LORCA

Finos hilos que en manos de las hábiles bolilleras se convierten, como por arte de magia, en delicadas puntillas, manteles, abanicos, pañuelos, mantillas... Ayer se celebró en la Plaza de España un encuentro nacional de bolillos en el que se dieron cita más de 150 artesanos deseosos de compartir técnicas y mostrar sus trabajos, a veces con un significado muy especial.- Era el caso de Lirios Jordá, bolillera de Cartagena, que realizaba un abanico para la boda de su hija.

Los participantes también tuvieron oportunidad de comprar todo lo relacionado con esta artesanía ya que se instalaron mercerías ambulantes. Éstas procedían de Castellón, Valencia y Albacete con productos que habitualmente no se encuentran en las tiendas, como hilos y otros accesorios.

Para María Antonia Sánchez, artesana de Lorca, «era necesario celebrar en la ciudad un encuentro de este tipo porque somos nosotras las que nos desplazamos siempre».

La presidenta de la asociación de bolilleras de Murcia, Carmen López, dijo que esta es una afición en auge. «Participamos al año en más de 25 encuentros y creo que cada vez hay más afición, también los hombres se están animando». Es el caso de Daniel Pérez, que cuando se jubiló recuperó su afición por la artesanía. «Me encanta el bolillo, suelo regalar mis trabajos porque no se paga lo que realmente vale cada pieza». En próximas ediciones convocarán a más artesanos.